Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Corría 1487 cuando Elio Antonio de Nebrija recaló en Extremadura a sus 43 años. Formaba parte de la corte literaria de Juan de Zúñiga y Pimentel, último maestre de la Orden de Alcántara. Su estancia en tierras extremeñas se prolongó hasta 1504. En este periodo de 17 años fraguó la obra que le convertiría en el primer gran humanista hispánico del Renacimiento. Publicó la primera gramática castellana en 1492, así como un primer diccionario latino-español y otro español-latino hacia 1494.

Extremadura reivindica y celebra a esta importante figura del Renacimiento hispánico, por lo que participa con diversas actividades en el Año Cultural de Nebrija que se celebra en el quinto centenario de su fallecimiento.

Una de estas actividades es el curso internacional ‘Elio Antonio de Nebrija: De Extremadura a América’. Se celebrará dentro de los cursos de verano del Campus Yuste del 27 al 29 de julio en el Centro Cultural y de Congresos de Guadalupe.

Organizado por la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste y la Diputación de Badajoz, el curso reunirá a destacados estudiosos y expertos. Proceden de las Universidades de Cádiz, Sevilla, Córdoba, Málaga, Playa Ancha (Chile), Alcalá de Henares, México y Extremadura. Profundizarán en la obra de Nebrija y su relación con Extremadura y América. El curso está abierto a todas las personas que quieran asistir de forma presencial o virtual.

ANTONIO DE NEBRIJA GESTÓ SU OBRA EN EXTREMADURA

Entre los participantes se encuentra Pedro Martín Baños, profesor en el IES Carolina Coronado de Almendralejo (Badajoz), investigador asociado de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor de varios libros y artículos sobre Nebrija, entre los que destaca la biografía ‘La pasión de saber. Vida de Antonio de Nebrija’ (2019).

Las investigaciones de Martín Baños y otros compañeros suyos desvelaron que la presencia de Nebrija en Extremadura no sólo se circunscribía a Zalamea de la Serena, como se creyó hasta hace unos años, sino que tuvo también residencia en Alcántara y Villanueva de la Serena. “No se conserva nada de sus viviendas, que debieron de ser modestas, pero sí se ubican con más o menos exactitud a través de documentos”, según Martín Baños. Uno de sus hijos se instaló en Brozas.

Se instaló con su familia en estos pueblos extremeños y se movía por el territorio acompañando a Zúñiga. Los maestres de órdenes de militares eran instituciones medievales con un gran poder e influencia política.

“Al principio Nebrija era como una especie de profesor particular de Zúñiga. Los primeros años le enseñó latín, pero luego con el tiempo esta actividad dio lugar a tertulias o cenáculos. El maestre no se dedicaba a las letras, era un magnate, un político con ciertas inquietudes en determinados momentos del día y del año”.

Esto le proporcionaba tiempo libre a Nebrija durante su periodo extremeño para investigar y publicar, según su biógrafo.  El humanista sevillano escribió una obra ingente y rigurosa en el campo de la gramática, la lexicografía y la ortografía. Buena parte de ella la gestó o completó en Extremadura.

UN HOMBRE DEL RENACIMIENTO ADELANTADO A SU TIEMPO

¿Quién era Antonio de Nebrija? “Era nuestro hombre del Renacimiento. No es Leonardo Da Vinci pero tiene curiosidad por muchos temas. Es fundamentalmente un gramático, un lexicógrafo, escritor de un diccionario… pero también hace obras de cosmografía, obras con un vocabulario de medicina, toca el derecho, la Biblia…Va abriendo caminos y tocando muchos palos. En todos ellos destaca de alguna manera”, explica Martín Baños.

En el campo de la gramática y la lexicografía hizo una gramática castellana que no había hecho nadie, la primera gramática en una lengua europea moderna. También escribió una gramática latina que se vendía en toda Europa y como lexicógrafo hizo los primeros diccionarios modernos en una lengua vernácula, que copiaron los franceses, los alemanes…. La lexicografía catalana procede de la gramática de Antonio de Nebrija.

Fue un adelantado a su tiempo. Nos dejó un gran legado, una herramienta tan útil como la gramática. “Fue una obra tan pionera que tardó varios siglos en entenderse, no se le hizo mucho caso en su época, porque no era la época para hacerla, esa llegó posteriormente”, añade.

Le debemos además el sistema de enseñanza actual, que procede del modelo que implantaron humanistas como Nebrija, y también los diccionarios tal y como los entendemos hoy.

LA EXTREMADURA DE ANTONIO DE NEBRIJA

La Extremadura del siglo XV que transitó el humanista sevillano tenía un lugar destacado. “No estaba en la periferia, estaba en un cruce de un camino de sitios interesantes como Sevilla, Toledo o el Monasterio de Guadalupe, que fue importantísimo, es donde muere el maestre y suceden acontecimientos importantes”, según Martín Baños.

Entonces España no estaba centralizada, la propia corte de los Reyes Católicos era itinerante y había distintos núcleos culturales y económicos repartidos por Castilla y Aragón. “Los nobles que operaban en Extremadura estaban conectados con la política nacional. Tenían un gran papel ciudades como Coria o Plasencia. Las cortes nobiliarias extremeñas tenían su importancia y la de Juan de Zúñiga con Nebrija a la cabeza era tan importante como otras de otros lugares de Castilla. Era una Extremadura diferente, no un rincón olvidado como fue luego”.

Martín Baños considera que “Extremadura tiene motivos suficientes para reivindicar a Antonio de Nebrija”.

Presentación del curso Campus Yuste sobre Nebrija. Diputación de Badajoz. Fotógrafo: Santiago Rodríguez Casado.

LA FUNDACIÓN YUSTE CONECTA A NEBRIJA CON EXTREMADURA Y AMÉRICA

Meses después de publicarse la Gramática Castellana de Nebrija se descubrió América. Este hecho abrió un mundo de territorios nuevos y lenguas nuevas. “Surgen ciertas inquietudes lingüísticas, la necesidad de aprender la lengua de ellos para evangelizarlos o de llevar la propia lengua castellana la Nuevo Mundo”.

Según su biógrafo, Nebrija no tiene una parte activa en ese proceso del descubrimiento y la conquista, pero la relación con América es bastante importante. “Su obra sí se utilizó mucho en el Nuevo Mundo por los misioneros de América y de otras partes. Tomaron como modelo los libros de Nebrija, que fueron los libros de texto de la época, tanto las gramáticas como los diccionarios. Los usaron para hacer el trasvase a otras lenguas y a otras concepciones”.

Un hijo y un nieto suyo sí viajaron a América como conquistadores. En Colombia un río se llama Nebrija porque lo descubrió un nieto.

Su gramática latina se vendió en América. Nebrija controló la venta de su obra. Cuando murió en 1522, a los 78 años, sus hijos abrieron una imprenta en Granada, “consiguieron un privilegio para poder vender de forma exclusiva la obra de su padre”.

El curso que ha organizado la Fundación Yuste se centra en estos dos aspectos esenciales de su vida y de su obra: por un lado, la presencia del maestro de Lebrija en tierras extremeñas al servicio de Juan de Zúñiga, con un análisis de la obra científica y literaria que desarrolló durante esos veinte años (1487-1504); y por otro, la recepción de la obra de Nebrija en tierras americanas y su influencia en la confección de gramáticas, diccionarios y otras obras en las lenguas de América.

UNA HERRAMIENTA QUE HA UNIDO DURANTE SIGLOS A 600 MILLONES DE PERSONAS

Se celebra a instancias de la Diputación de Badajoz, que ha liderado buena parte del programa de actividades que se celebran en la comunidad extremeña con motivo del Año Cultural de Nebrija. Está dirigido por el catedrático emérito de la Universidad de Extremadura y ex rector de la misma, César Chaparro, y el director de la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, Juan Carlos Moreno.

La Fundación Yuste aceptó hacerse cargo de la organización, según Juan Carlos Moreno, por tres razones: por la figura del propio Nebrija, “que realmente ha forjado la razón y la forma de ser de la España actual”. Porque el humanista fue coetáneo de Carlos V, el emperador que vivió y murió en el Monasterio de Yuste, sede de la Fundación. “Y la razón más poderosa de todas para acoger este curso es el hecho de que Nebrija forjara una gramática que unió a dos continentes y a numerosos países y él lo hizo con su gramática del castellano”.

El diputado de Cultura de la Diputación de Badajoz, Francisco Martos, destacó que Nebrija fue capaz de crear una herramienta y un instrumento que ha perdurado tras seis siglos y que ha unido a casi 600 millones de personas de todo el mundo en torno a la lengua castellana.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.