Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

El camino de la composición musical es transitado por un reducido número de mujeres en Extremadura. Sólo unas cuantas se han aventurado a explorar un territorio hasta no hace mucho tiempo ocupado por hombres. A pesar de las exigencias de una carrera compleja, de la soledad y del futuro incierto, ninguna cambiaría la composición por otra cosa. Inés Badalo, María Quintanilla, Natalia García Iglesias o Iluminada Pérez, son algunas de las compositoras extremeñas que recorrieron ese camino y comparten la misma pasión.

La mayoría no tuvo referentes femeninos durante su formación, como lamenta Inés Badalo. María Quintanilla tomó como modelo a la gran Nadia Boulanger,  maestra de muchos de los grandes compositores del siglo XX, y a Natalia García Iglesias le despertó la curiosidad su maestra en el Conservatorio Profesional de Cáceres Sara Mínguez, también compositora. Iluminada Pérez ya improvisaba sus primeras piezas musicales con sólo 12 años de edad.

Todas coinciden en que no hay nada que supere la labor de composición, una tarea sublime. “Me asombró comprender cómo se construía un discurso sonoro. Fue cuando decidí que yo tenía que decir algo”, señala Inés Badalo, profesora de guitarra en el Conservatorio de Elvas (Portugal) y compositora oliventina, ganadora de importantes premios nacionales e internacionales de composición.

COMPOSITORAS EXTREMEÑAS, ALGO QUE DECIR

“La composición es más personal que la interpretación, es algo que creas de la nada”, según Natalia García Iglesias. Para Iluminada Pérez la música y la composición son su vida, a ellas se dedica en cuerpo y alma y por ellas ha renunciado a algunos aspectos de su vida personal.

La compositora y saxofonista de Navalmoral de la Mata Natalia García Iglesias.

La creatividad y la posibilidad de unir diferentes disciplinas artísticas fue lo que atrajo de la composición a María Quintanilla. En la actualidad su carrera está orientada a la educación y desarrolla numerosos proyectos artísticos en el Conservatorio Elemental de Música ‘La Palmera’ de Sevilla, donde desde 2013 es profesora de Lenguaje Musical.

“A mí me apetecía no sólo ser compositora sino también pedagoga y enseñar que componer no es una cosa metafísica, es una cosa tangible y todo el mundo puede disfrutar de ello”, explica Quintanilla, que en los últimos años trabaja en propuestas para acercar la música contemporánea a nuevos públicos.

La compositora luso-extremeña Inés Badalo.

La gran mayoría compatibiliza la escritura musical con la docencia en conservatorios y escuelas de música, ya que es impensable vivir sólo de la composición en España, como recuerda Natalia García Iglesias. Esta saxofonista y compositora de Navalmoral de la Mata (Cáceres) imparte clases de Fundamento y Armonía en el Conservatorio Profesional de Música ‘Antonio Viñuales Gracia’ de Huesca.

ESCASA PRESENCIA DE ALUMNAS DE COMPOSICIÓN

Estas compositoras extremeñas son conscientes de que además de componer y dar clases tienen otra gran tarea por delante: visibilizar a la mujer compositora y alumbrar en las aulas el camino a otras niñas con curiosidad por escribir y crear música, que en Extremadura hasta ahora son pocas.

En el Conservatorio Superior de Música ‘Bonifacio Gil’ de Badajoz, gestionado por la Diputación de Badajoz y único centro superior de música en la comunidad extremeña, sólo hay matriculada actualmente una alumna en Composición. Junto a otros tres compañeros son los únicos de un total de 134 alumnos. Ellas representan un porcentaje mínimo en esta especialidad: una de cada cinco alumnos.

Jerónimo Gordillo, jefe de estudios y profesor de la especialidad de Composición en este conservatorio pacense, reconoce que aunque con los planes de estudios actuales es más fácil acceder que en el pasado “sigue siendo una opción muy minoritaria”.

La compositora Natalia García Iglesias trabajando en su estudio.

Esto ocurre, en su opinión, “porque en el Profesional la enseñanza está orientada a tocar muy bien un instrumento, pero no hay asignaturas que encaminen a la enseñanza superior de la Composición. Sólo hay una asignatura al final de los estudios profesionales, que es Fundamentos de Composición, y es optativa. Con eso no se satisface el interés por conocer de qué va la composición”.

A esto se suma, según Jerónimo Gordillo, que “la composición es una especialidad tan intangible que no todo el mundo aguanta, no es fácil. En la interpretación de un instrumento ves los resultados y el avance, pero los resultados en Composición no son inmediatos, pasa un tiempo hasta que tiene cierto sentido lo que escribes y puedes manejarte con un lenguaje que te permita expresarte musicalmente”.

LA COMPOSICIÓN, UN MUNDO APASIONANTE

“Es una opción para auténticos aventureros y kamikazes”, dice bromeando. Sin embargo, en el Conservatorio Superior de Badajoz se ofrecen muchas posibilidades para que los alumnos puedan escuchar lo que componen, la orquesta sinfónica del conservatorio y también los diferentes ensembles y formaciones estrenan obras de los alumnos a lo largo de la carrera.

Jerónimo Gordillo asegura que el mundo de la composición es “apasionante”. Él que ha dirigido formaciones, ha tocado la flauta como solista y con grupos de cámara, que ha cantado en coros y que da clases en el conservatorio asegura que no ha encontrado nada como la composición, “no hay nada, es lo más sublime, es sentir de verdad el  arte de la creación”.

Muchas de las compositoras extremeñas actualmente activas pasaron por el Conservatorio Superior ‘Bonifacio Gil’ de Badajoz. La diferencia entre hombres y mujeres a la hora de componer no existe para este profesor. Sí reconoce que las mujeres compositoras no han sido visibles hasta la mitad del siglo XIX.

INÉS BADALO: “SE ESTÁ DESPERDICIANDO MUCHO TALENTO”

Aunque en las últimas décadas las mujeres se han ido incorporando a la creación musical y se ha ido recuperado parte del patrimonio musical escrito por mujeres, aún la mayoría de programadores, directores de festivales, directores de orquestas o jurados de concurso son hombres. En los Premios Nacionales de Música sólo se ha premiado a cuatro compositoras frente a 58 compositores desde 1923. El último galardón, el pasado año, fue para Raquel García-Tomás.

“Un día en un concierto estrenaban una obra mía y al finalizar se me acercaron dos niñas de 7 u 8 años y me pidieron hacerse una foto conmigo. Me sorprendió que no quisieran hacérsela con los músicos. Me miraban con una mezcla de sorpresa, como si fuera un bicho raro, y al mismo tiempo de admiración. No estaban acostumbradas a que una compositora estuviera en la sala”, explica Inés Badalo.

“Hasta ese punto no está todavía normalizado que las mujeres compongan”, según Badalo, quien considera que “habría muchas más estudiantes de Composición y compositoras si fuésemos más visibles”. En su opinión, “se está desperdiciando una parte importante del talento”.

Las compositoras extremeñas se iniciaron en la composición en la más absoluta soledad. “Estábamos solas en clases y los compañeros, cuando los había, y los profesores eran todos hombres. Rara vez se analizaban ni escuchaban obras de mujeres”, añade.

Creen necesario llenar este vacío. Mientras que en las especialidades de interpretación cada vez hay más chicas estudiando todo tipo de instrumentos, “a la hora de interpretar apenas interpretan obras de mujeres porque el repertorio siempre es el mismo. Sin embargo, las mujeres han compuesto en todas las épocas, aunque se ha ocultado u olvidado”, señala Badalo.

UN REPOSITORIO DE PARTITURA DE MUJERES DE TODOS LOS TIEMPOS

María Quintanilla trabaja con otras tres compañeras de diferentes conservatorios de Andalucía en un trabajo de investigación para crear un repositorio de partituras de mujeres de todos los tiempos con el fin de que estas se incluyan en las programaciones de los conservatorios en cada una de las especialidades y de los cursos.

“Estamos en fase de recopilación y clasificación y la idea es que los profesores de los distintos instrumentos tengan a mano las partituras de mujeres compositoras y no encuentren límites y barreras. Intentamos así visibilizar el trabajo de las compositoras”.

Hay especialidades en las que es más difícil encontrar obras escritas por mujeres, pero hay una segunda fase del proyecto que incluye encargos a compositoras. Será un repositorio abierto a todos los conservatorios en el que se podrán ir añadiendo nuevas obras, según Quintanilla, quien reconoce que “siempre se toca lo mismo”.

Por parte de los conservatorios se está haciendo también un esfuerzo y cada vez son más los que obligan a incluir obras de mujeres en los repertorios.

ILUMINADA PÉREZ, LA COMPOSITORA EXTREMEÑA QUE CONQUISTÓ SU ESPACIO

Iluminada Pérez es la compositora extremeña de referencia. Con apenas 18 años se puso el mundo por montera y salió de Extremadura a conquistar su propio espacio de creación musical. Tras iniciar los estudios de Composición en el Conservatorio Superior de Badajoz, fue discípula durante 17 años del destacado compositor Mauricio Sotelo

Cuenta con titulaciones profesionales y superiores en diferentes especialidades, entre ellas la de Composición, que obtuvo en el Real Conservatorio Superior de Música ‘Victoria Eugenia’ de Granada, donde actualmente es catedrática. Le llueven los encargos y ha escrito obras para las más importantes y destacadas instituciones, fundaciones y festivales de España.

Uno de los encargos más importantes de su carrera profesional fue el recibido por el Congreso de los Diputados en 2018 para la conmemoración del 40 aniversario dela Constitución Española. Iluminada escribió ‘Carta Magna’, una sinfonía concertante para 7 solistas y orquesta sinfónica que estrenó ante los Reyes de España.

Recorrer este camino no ha sido fácil, según recuerda. Se muestra agradecida a hombres que le han prestado ayuda y apoyo, como su maestro Mauricio Sotelo, o a Reinaldo Fernández Manzano que, según asegura, ha apoyado mucho a la mujer desde el Taller de Mujeres Compositoras surgido hace 15 años en el Festival de Música Española de Cádiz, fundado por Iluminada.

COMPOSICIONES DE MUJERES, NI ÑOÑAS NI DE SEGUNDA

Sin embargo, asegura que “hay una gran cantidad de compañeros que no son así”. Iluminada Pérez lamenta que “el mundo de la composición sigue siendo a día de hoy muy machista. He tenido que demostrar el doble y trabajar el doble que mis compañeros. Ellos se apoyan entre ellos y nosotras no estamos presentes en la mayoría de los espacios de decisión”, señala.

Iluminada Pérez saluda al rey Felipe VI en el estreno de su obra encargada por el 40 aniversario de la Constitución Española.

“Me parece injusto que los altos cargos y los catedráticos sean todos hombres y sigan mirando a las mujeres como compositoras de segunda. Las mujeres no pedimos un espacio sólo por ser mujer, sino por nuestra valía. Mi trabajo lo avala, y he demostrado que soy profesional y que no me caso con nadie”, añade.

La compositora pacense afincada en Granada defiende que “las composiciones no son masculinas o femeninas, yo puedo hacer música muy cañera o muy sensible, pero por el hecho de ser mujer no quiere decir que mi música sea más ñoña que la de un hombre, al contrario. Pero todavía tienes que escuchar cosas como que hacemos determinada música porque somos más frágiles”.

Iluminada Pérez afirma con contundencia: “todo lo que pueda ayudar a las mujeres lo haré, porque a mí me han puesto muchos impedimentos”.

LA ASOCIACIÓN DE COMPOSITORES DE EXTREMADURA

Estas compositoras han sido cofundadoras o miembros de la Asociación de Compositores de Extremadura, dirigida actualmente por otra compositora, María José Fontán, también titulada en el Conservatorio Superior de Badajoz. Fontán considera que “la composición es un trabajo muy solitario y muy individual”. Y eso, según explica, se refleja en la asociación que preside, integrada por 16 compositores, menos de la mitad mujeres. “En este colectivo todos somos un conjunto de individualidades”.

María José Fontán asegura que nunca se ha visto perjudicada ni discriminada por ser mujer. “No reivindico para la mujer una posición más favorable que el hombre”. Pero sí reivindica una mayor apuesta por la composición y más apoyo. “Salvo la Sociedad Filarmónica de Badajoz que nos da ocasión a los compositores extremeños a presentar nuestras obras y nos hace algún encargo, no hay mucho apoyo en Extremadura”.

En la foto principal la compositora María Quintanilla. 

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

2 Comentarios

  1. Pura Caballero Sánchez

    Buen reportaje, Guadalupe, es muy necesario visibilizar a las pioneras, y en el mundo de la cultura que parece más abierto nos encontramos con estos claroscuros.