Comparte el artículo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Violeta es la nueva propuesta de danza-teatro de Teatrapo que dirige Eugenio Amaya y que gira en torno a la figura de la mujer. La obra es una historia arquetípica, “cuenta las peripecias de una mujer de provincia, de un pueblo recóndito, con una vocación artística que le sale de dentro. A través del juego y como consecuencia de su impulso creador da un salto y se atreve a salir a un mundo hostil, competitivo y exigente con los que vienen de fuera, consiguiendo consagrarse en el mundo de la danza”, explica Eugenio Amaya.

Violeta, escrita por Miguel Murillo y José Fernando Delgado e interpretada por María Lama, Ana Rodríguez y José Carlos Guajardo, se representará en el Teatro López de Ayala el 23 de noviembre con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género y pretende ser un homenaje a todas aquellas mujeres que han transformado y transforman cada día su vida y sus sueños a través de la lucha por la libertad y la igualdad de género.

La protagonista de esta obra es, según el director, “como otras muchas mujeres que pretenden ser libres, mujeres humildes que han salido y han peleado por lo suyo”. Basada en la vida y la obra de Isadora Duncan, la bailarina y coreógrafa estadounidense considerada creadora de la danza moderna, ‘Violeta’ ofrece al público un viaje de emociones contadas y danzadas, porque los bailarines interpretan y cuentan una historia. “Hay momentos de danza brillantes, pero siempre al servicio de la historia”.

En su apuesta por el teatro visual, Teatrapo busca con este espectáculo conectar tanto con el público aficionado a la danza contemporánea como con los amantes del teatro a través de un lenguaje poético y un mensaje sobre la búsqueda de la libertad y el deseo de crear.

La propuesta de ‘Violeta’ partió, según Miguel Murillo, de unas coordenadas basadas en las biografías de mujeres luchadoras, como Violeta Parra o Isadora Duncan, aunque el texto final cuenta una historia que puede ser la historia de muchas mujeres, de todas aquellas que buscan la libertad. “Yo soy más de historias cotidianas y cercanas que cuentan lo universal. El pequeño mundo trufado con aspiraciones y sueños”, señala. Todo este universo se ha traducido en imágenes de danza que ha puesto sobre el escenario María Lama.

La actriz y coreógrafa María Lama, que conoció a Eugenio Amaya en ‘Marco Aurelio’, la obra que cerró el 62 Festival de Teatro Clásico de Mérida en 2016, reconoce que recibió este encargo como un regalo. “Es un regalo porque representa la historia de una mujer que quiere dedicarse a la danza y guarda muchas similitudes con mi experiencia personal”. Para ella ‘Violeta’ es “un viaje de emociones, de encuentros y de descubrimientos, y un canto a la mujer”.

Tras un proceso de creación de varios meses en la localidad portuguesa de Campo Maior, donde se ha estrenado recientemente, ‘Violeta’ está lista para danzar por los distintos teatros de Extremadura y del resto del país e incluso llegar a Festivales Internacionales, según Eugenio Amaya.

 

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.