Comparte el artículo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Aunque no siempre aparece de forma explícita, la violencia de género y la lucha de la mujer por la igualdad están presentes en el teatro extremeño actual. “Es un tema frecuente en las propuestas de las compañías extremeñas, aunque no aparezca directamente, porque el teatro no está para echar sermones ni para dar discursos, pero sí recoge esa preocupación”, según el autor teatral Miguel Murillo, que acaba de escribir un nuevo texto titulado ‘¿Dónde está Lucía?’, que trata el acoso escolar y la violencia de género y que se representará en Institutos de Secundaria de Extremadura.

‘¿Dónde está Lucía?’ es un texto oportuno dirigido sobre todo a adolescentes, un colectivo con el que hay que trabajar intensamente el tema de la violencia de género. “Este es un trabajo que se está haciendo desde el teatro extremeño, producido por Pablo Pérez de Lazarraga y que posiblemente dirija Pedro Penco. No estamos quietos, es muy grave lo que está sucediendo, con casos como el del Instituto Bárbara de Braganza de Badajoz”. En este centro un alumno ha sido detenido por la Policía Nacional como presunto responsable de los abusos sexuales sufridos por tres compañeras del instituto.

En esta nueva obra teatral que se va a empezar a montar, Miguel Murillo ha creado una historia de ficción sobre el suicidio de una chica acosada, documentándose en noticias de sucesos reales publicadas en la prensa. “En ella participarán activamente los alumnos de los institutos integrándose como coro y recitando versos de diferentes autores mientras se desarrolla la historia”, señala.

Son varios los títulos en los que la mujer es protagonista, y en torno a ella el tema de la dignidad, la libertad, la igualdad y la violencia. Miguel  Murillo recuerda ‘Cartas de Amor’, de Florián Recio, dirigida por Domingo Cruz, una de las obras extremeñas que denuncia la violencia machista y que Desván Teatro ha llevado a numerosas salas desde que se estrenó en 2009.

Casi todos los años coincidiendo con el Día Internacional de la Violencia de Género surgen propuestas teatrales que reflexionan, denuncian o muestran el daño que sufren las mujeres a causa de esta lacra que lejos de cesar se agudiza y propaga como la peste. ‘Ella al desnudo’, de Varela Producciones y la compañía de teatro social de Blanca Marsillach, o   ‘Rotas’, son algunos de los títulos que en esta fecha señalada de noviembre han pasado por teatros extremeños. Este año la obra que se representa con motivo del Día Internacional de la Violencia de Género en el teatro López de Ayala es ‘Violeta, una nueva producción de danza-teatro que lleva al escenario Teatrapo dirigida por Eugenio Amaya y que está centrada en la mujer creadora, la mujer que lucha por su libertad y por su sitio en el mundo, en este caso el mundo de la danza.

Cartas de Amor
La obra ‘Cartas de Amor’, de Florián Recio sigue en cartelera desde su estreno en 2009.

También el teatro rinde homenaje a figuras femeninas relevantes, como ha hecho la compañía cacereña Karlik Danza Teatro con la filósofa y ensayista española María Zambrano. Su obra ‘María Zambrano, la palabra danzante’ recuerda el legado de esta mujer en el 25 aniversario de su fallecimiento. Tras casi medio siglo de exilio, España  le concedió en 1981 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y en 1988 se convirtió en la primera mujer que recibió el Premio Miguel de Cervantes de Literatura.

Miguel Murillo recuerda que en los festivales de teatro de Extremadura también se programan propuestas teatrales que tratan desde diferentes ángulos la violencia de género o la desigualdad. En la pasada edición del Festival de Teatro de Badajoz el público extremeño pudo ver ‘Tristana’, una obra que escribió en Pérez Galdós en 1982 y que es un canto a la independencia de la mujer. Un texto aún vigente en 2017.

Por el 39 Festival de Teatro de Badajoz pasó ‘No daré hijos, daré versos’, el texto que Marianella Morena escribió por el centenario de la muerte de la poeta uruguaya modernista del 900 Delmira Agustini (1886-1914), una de las grandes figuras de las letras uruguayas que murió asesinada por su exmarido a los 27 años. La obra, representada por el Colectivo Teatro La Morena (Uruguay), no es una obra de violencia de género, según contaba su directora, aunque la violencia está presente, es una invitación poética a pensar y a sentir.

El teatro es un reflejo de la sociedad de cada momento, recoge sus preocupaciones y sus problemas, y algunos perviven siglo tras siglo, en todas las épocas y en todas las culturas, como es el caso de la violencia de género.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.