Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Si aquellos cómicos de la legua que hacían sus representaciones en pequeñas poblaciones recorriendo caminos maltrechos en pleno Siglo de Oro levantaran la cabeza se enrolarían, sin dudarlo, en ‘D’Rule: Artistas en el territorio’, el programa de la Diputación de Badajoz que lleva el teatro profesional a las localidades de la provincia pacense en esos meses del año, los últimos del calendario, en el que empiezan a escasear los recursos en los ayuntamiento y compañías y actores las pasan canutas por la escasez de contratos.

En su tercera edición, ‘D’Rule: Artistas en el Territorio’ llevará del 1 septiembre al 15 de  diciembre a 21 compañías profesionales hasta 63 localidades de la provincia, de las más pequeñas como Manchita o Vivares a otras con mayor  población como Almendralejo o Villanueva de la Serena.

Los vecinos de estos 63 pueblos disfrutarán con las historias trágicas, cómicas, fantásticas o reales que llegarán, ya no en caballerías o carromatos como antaño, a través de los 36 espectáculos que representarán compañías como Arán Dramática, Samarkanda, Suripanta, Panduro o La Estampa en pequeñas casas de la cultura, centros socioculturales o cines y teatros rurales.

D'Rule
Una escena de ‘Doña Bruja quiere amigos’, de La Estampa Teatro incluida en el programa D’Rule: Artistas en el Territorio.

D’Rule surgió hace tres años con el fin de mejorar la calidad de la programación cultural en la provincia, promover las artes escénicas y propiciar la creación de nuevos públicos. “Y se ha convertido en un programa muy importante para la provincia de Badajoz porque genera riqueza y empleo, pero además aporta cohesión social a nuestros pueblos, que tienen la posibilidad de acceder al teatro y a la cultura de calidad en igualdad de condiciones”, según la directora del Área de Cultura, Juventud y Bienestar Social de la Diputación de Badajoz, Elisa Moriano.

Este programa contribuye también a luchar contra uno de los problemas que más ocupan y preocupan a la institución provincial: la despoblación en el medio rural, según reconoce Moriano. D’Rule está dotado de un presupuesto de 150.000 euros, que llega en forma de balón de oxígeno a ayuntamientos y compañías teatrales y del que se benefician los vecinos de estos municipios.

“El público que hemos encontrado es muy variado, dependiendo del tamaño del pueblo, o de que se programe más o menos teatro a lo largo del año”, explica Fermín Núñez, actor, productor y director de Samarkanda (y miembro de la Federación de Asociaciones de Teatro de Extremadura) que participa en D’Rule con ‘Tres en línea’ y ‘Sillas’.

Fermín Núñez recuerda la experiencia en Valdelacalzada. “Llevamos la obra ‘Tres en línea’ a Valdelacalzada, una localidad donde no se suele programar mucho teatro, y cuando el pueblo vio el espectáculo se quedó muy sorprendido y reaccionó muy positivamente”. Por eso cree que D’Rule es importante, “porque da la oportunidad de llegar a un público donde no llega mucho teatro,  y eso siempre es positivo”.

D'Rule
Las actrices de ‘Tres en línea’, de Samarkanda Teatro. que recorrerán varios pueblos de la provincia con D’Rule.

Las compañías extremeñas tienen en cuenta a la hora de hacer una producción que ésta tenga un formato asequible para ser representada en cualquiera de los espacios que integran este programa de teatro. “Se pueden hacer espectáculos en gran formato o en pequeño formato sin que esto afecte a la calidad, pero en muchas localidades no pueden llevar exceso de decorados o escenografía”, explica Núñez.

De calidad también habla Agustín Iglesias, director de Teatro Guirigay y miembro del Foro de las Artes Escénicas de Extremadura, quien considera que desde D’Rule se incide mucho en la calidad de las obras, “y hay que ofrecer calidad para poder tener un público de calidad, en unos tiempos en los que prevalecen las banalidades”.

Ambos actores inciden en la importancia de la implicación de los programadores. “Lo primordial para que esto funcione es que los programadores amen el teatro, y el público también, entonces las salas se llenan”, señala Núñez.

Puebla de la Calzada es uno de los ejemplos en los que el teatro está bastante arraigado y tiene un público aficionado desde hace años. El concejal de Cultura de este municipio, Teodoro Gracia, recuerda que en este pueblo de 6.000 habitantes se programan 67 representaciones al año, hay cuatro grupos de teatro amateur y uno de ellos, Jarancio, creado en 1959, junto con la asociación de Teatro Carazo organizan en Puebla de la Calzada el Festival Nacional de Teatro de Vegas Bajas, que en octubre celebrará su trigésimo séptima edición.

D'Rule
Organizadores y participantes en la presentación en Diputación de Badajoz del programa D’Rule: Artistas en el Territorio.

Teodoro Gracia reconoce que D’Rule es un aliciente para su municipio, porque “es un programa muy bien cuidado y muy atractivo, cada año ha ido creciendo y ha ido a mejor”. De tal manera que la concejala de Cultura de Montijo,  María Jesús Rodríguez Villa, asegura que “es difícil elegir obras y compañías”. Montijo es otra de las localidades en las que la cultura y el teatro están muy presentes. ¡Que rule D’Rule por el territorio pacense!

 

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.