Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

La pandemia de Covid-19 ha supuesto una sacudida importante para la Cultura y también para la Red de Teatros y Espacios Escénicos de Extremadura, que a pesar de los estragos ha ido sorteando los contratiempos y haciendo frente a los imprevistos sobrevenidos desde marzo.

“La pandemia ha sido terrible para la Cultura en general y para la Red de Teatros de Extremadura ha sido un golpe, pero esto ha demostrado que unidos podemos resistir. Si la Red no hubiera estado fuerte, con todos los integrantes que tiene, no habría sido lo mismo”, según explica Toni Álvarez, directora del Centro de las Artes Escénicas y la Música de Extremadura (CEMART).

Esta situación ha dejado ver, en su opinión, que los de la Red “más que supervivientes son camaleónicos, porque se han adaptado en cada momento”. En estos últimos meses la directora del CEMART reconoce haber visto a alcaldes sentando al público, desinfectando sillas o acordonando espacios. Todos a una han trabajado duro por salvar una Red y un sector muy maltratado por la pandemia. “He tenido que consolar a muchos programadores”, asegura.

La Red de Teatros y Otros Espacios Escénicos de Extremadura, el programa de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes que financia en colaboración con los ayuntamiento una programación estable y de calidad de artes escénicas y música en los municipios, la integran 47 espacios escénicos de 46 localidades de Extremadura.

Todos a una, como en una familia

Desde marzo, según Toni Álvarez, “todo el mundo en la Red de Teatros se ha implicado y se ha volcado, quien no ha podido programar ha enviado miles de razones para ello y el firme propósito de aplazarlo al 2021. Nadie quiere dejar fuera a nadie, la gente se ha comportado como un gremio, como en una familia, apoyando y ayudando, pensando en los demás, en el público y en las compañías”, señala.

Espectáculo musical en el Centro Cultural La Merced de Llerena, incluido en la Red de Teatros de Extremadura.

Ha habido muchos casos, como en Jaraíz de la Vera, donde se han aplazado representaciones en varias ocasiones por las restricciones. ’El Conde de Montecristo’ se iba a representar en Jaraíz en marzo y lo pasaron a octubre y tampoco pudo ser, pero finalmente se representó a primeros de diciembre.

En otros municipios se trasladó la programación a espacios exteriores, a lugares donde nunca los vecinos imaginaron que podrían disfrutar de una representación teatral. “Campanario habilitó un espacio al aire libre, colocó gradas y pudo celebrar en agosto los espectáculos que habían programado en diciembre. Se anticiparon y no perdieron ni uno”.

Un público ejemplar

También en La Albuera, el último de los municipios en adherirse a la Red, se celebraron los diez espectáculos programados para el 2020, aunque con algún cambio de fecha.

Toni Álvarez recuerda que el pasado verano se convirtió en sala de espectáculos el Templo de Diana de Mérida, a donde se llevó la programación de la Sala Trajano para así reducir riesgos. “Acotamos el espacio y conseguimos que el público se portara como si estuviera en un teatro cerrado”.

El comportamiento del público, según explica, “ha sido ejemplar” en estos complicados meses y es porque, en su opinión, “la gente ha tenido un teatro cerca de lo largo de su vida, la base la da el teatro de tu pueblo y aquellos que hacen de gestores culturales, alcaldes y concejales”.

Una niña accede al Teatro Nuevo Calderón de Montijo, incluido en la Red de Teatros de Extremadura.

Modificaciones para salvar la programación de la pandemia

Aunque aún es pronto para conocer los resultados de la actividad de la Red en 2020 y los efectos de la pandemia en ella, Toni Álvarez reconoce que “caerá bastante, puesto que de marzo a junio no se pudo hacer nada por el confinamiento, fueron meses inoperativos”. No obstante asegura que la mayoría ha cumplido con el mínimo de 6 espectáculos para mantenerse en la Red y otros espacios han hecho algunos más.

Desde la Consejería de Cultura se han dado todos los pasos por facilitar el desarrollo de la programación. Se modificó durante el confinamiento el decreto para flexibilizar requisitos. El hecho de permitir que se celebraran los espectáculos en otras fechas diferentes y fuera de los espacios adscritos a la Red al aire libre supuso “una botella de oxígeno” para las compañías, según reconocen desde el sector.

“Hemos modificado los decretos de los tres programas, de la Red de Teatros, Escenarios Móviles y Ayudas a la Producción y se ha relajado todo lo que nos dejaron los servicios jurídicos, el decreto del Ministerio de Cultura y lo que nos permite la Ley de Subvenciones”, recuerda.

‘El último amor de Lorca’, una de las obras programadas dentro de la Red de Teatros de Extremadura.

Demostrar que la Cultura es segura

Para las compañías extremeñas de artes escénicas ha sido un año azaroso y en muchos casos “ruinoso”, según explica Fernando Ramos, presidente de Extremadura Teatral, la asociación de empresas teatrales y de danza de Extremadura.

El sector ha tenido que sortear muchos problemas y no podrá recuperar todas las funciones que se perdieron por el parón del confinamiento, “pero se han salvado muchas funciones por el esfuerzo de todos. Aplaudimos el compromiso por parte del Cemart y de los ayuntamientos por intentar salvar la programación. La gran mayoría de los ayuntamientos han realizado un esfuerzo ímprobo, han tenido que adoptar muchas medidas en muy poco tiempo”, señala.

Fernando Ramos destaca que “muchos programadores y concejales se la han jugado de cara a sus propios compañeros del consistorio para demostrar que la Cultura es segura, como hemos podido demostrar a lo largo de este proceso”.

Lamenta que no se haya podido atender a la demanda del sector de ampliar el plazo hasta el 31 de marzo para representar las funciones aplazadas con cargo a los presupuestos de 2020, con el fin de no perder ese dinero ya presupuestado. “Pero no pudo ser porque los Servicios Jurídicos no lo autorizaron, a pesar de que hubo voluntad por parte del Cemart y de la Consejería de Cultura”.

Las compañías apuran los últimos días del año sobre los escenarios, aprovechando cualquier resquicio para no rendirse ante una pandemia que ha puesto patas arriba también a las artes escénicas y la música.

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.