Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

La joya de la corona. Así se refiere Elvira Martín al teatro que alberga la Casa de la Cultura de La Haba, su pueblo. Eso es para muchos vecinos de los pequeños municipios los espacios escénicos que durante décadas han dado cobijo cultural a generaciones y generaciones de extremeños. 47 espacios de 46 municipios forman parte actualmente de la Red de Teatros de Extremadura.

La Red es un programa de ayudas de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura que nutre a esos espacios de una programación estable de teatro, danza, circo y música. En el interior de la Red bullen compromisos, complicidades y esfuerzos de ayuntamientos, programadores, gestores culturales, compañías y público.

Elvira Martín, gestora cultural de La Haba, considera un gran hito en la historia de este pequeño municipio de 1.200 habitantes la construcción de la Casa de la Cultura, un espacio que ella compara con el Teatro Imperial de Don Benito o el teatro Las Vegas de Villanueva de la Serena, dos localidades próximas con más habitantes. “Muchos grupos prefieren mi Casa de la Cultura por la acústica”, señala.

Al abrigo de la Casa de la Cultura de La Haba

“Conseguimos la Casa de la Cultura no sin trabas, nos costó mucho hacerla, tuvimos problemas con el proyecto, pero peleamos hasta conseguirlo y la inauguramos en 2007”, según Elvira, quien confiesa sentirse “orgullosísima” de ello. No es porque participara activamente en su construcción en el 2003,  cuando ella era concejala de Cultura, sino “porque en sitios más grandes no hay un centro así”, añade.

Pero no es sólo su tamaño, con su salón de actos con 250 butacas, la biblioteca, dos aulas, un patio y un espacio para exposiciones, lo que enorgullece a esta gestora cultural, sino las posibilidades que este espacio ofrece a los vecinos de La Haba. “Tenemos tres grupos de teatro amateur y diez asociaciones, y todas han nacido al abrigo de la Casa de la Cultura, que también pertenece a la Red de Teatros”, algo de lo que se siente bastante satisfecha.

“La Red de Teatros de Extremadura supone tener muy buena programación de compañías profesionales a muy buen precio durante todo el año, algo que no podíamos hacer antes porque no había un espacio, tenía que ser al aire libre y de forma ocasional”, explica.

Exterior de la Casa de la Cultura de La Haba, uno de los espacios adscritos a la Red de Teatros de Extremadura.

La Albuera, dos festivales en su primer año en la Red

El último espacio que se ha incorporado a la Red este año ha sido el Centro Cultural de La Albuera, un municipio con unos 2.000 habitantes. Y la experiencia ha sido positiva, según el alcalde, Manuel Antonio Díaz, quien asegura que “a pesar de la complejidad por el Covid hemos podido celebrar las diez funciones programadas dentro de la Red, aunque con algún cambio de fecha”.

El Ayuntamiento de La Albuera llevaba tiempo intentado que su Centro Cultural se adhiriera a la Red de Teatro y hasta que no tuvo acondicionado el espacio no fue posible. “Ha merecido la pena el esfuerzo,  estamos muy satisfechos. Hemos aprendido que lo más importante es tener las claves de cómo programar y para ello nos han asesorado”.

‘El Princi-pato’, una de las obras de la Red de Teatros de Extremadura que se han visto en varios espacios escénicos.

En La Albuera programaban anteriormente teatro y música, “cosas a menor escala y en solitario, pero la Red nos da una cobertura que no teníamos hasta ahora”. Entrar en ella le ha permitido en su primer año programar dos festivales que, según el alcalde, continuarán, uno es de comedia y humor y otro de teatro infantil, además de otros espectáculos.

Donde se han multiplicado los festivales ha sido en Montijo, una localidad cabecera de comarca con 15.200 vecinos que en 2015 sumó el Teatro Nuevo Calderón a la Red de Teatros. En sólo cinco años ha creado el Festival de Teatro Clásico Villa Romana de Torreáguila,  el Festival D-Libro de Teatro Juvenil e Infantil o MontiClown. También es sede del  festival de música Acústicos al Fresquito.

El Teatro Nuevo Calderón de Montijo, un referente comarcal

Toda su programación se surte de la Red de Teatros de Extremadura, “que ha sido un apoyo”, así como de otros circuitos y programas de la Diputación de Badajoz o de Platea, del Ministerio de Cultura.

“Queríamos ser un referente comarcal en artes escénicas y teníamos como referente, al lado, Puebla de la Calzada, que lleva 39 años haciendo un festival bastante potente, el Festival Nacional de Teatro ‘Vegas Bajas’, y hemos complementado la oferta cultural en la comarca”, explica María Jesús Rodríguez Villa, concejala de Cultura de Montijo.

En todo este proceso ha sido clave la figura del gestor cultural. “El gestor no sólo debe saber de artes escénicas sino de Cultura”, según María Jesús Rodríguez, quien asegura que la Concejalía de Cultura “sirve de manera transversal a todas las concejalías del ayuntamiento”, programa para la de Festejos, Igualdad, Deportes o Comercio.

 Montijo inaugurará en breve la remodelación de la Cámara Agraria, convertida en un espacio museográfico permanente, que dispone de un espacio exterior y terraza para acoger actividades culturales. En un futuro podría ser éste un espacio más de la Red.

Una representación en el teatro Nuevo Calderón de Montijo.

Llerena sumará a la Red un auditorio con 2.000 butacas

Quien desea añadir un nuevo espacio es Llerena, uno de los municipios que están en la Red de Teatros desde su creación, hace 35 años, con su Centro Cultural La Merced. Desde este centro se programa para los 6.000 vecinos censados, además de otros que se acercan de pueblos colindantes del norte de Sevilla.

La Merced cuenta con dos edificios, uno dedicado a despachos y aulas y otro es una antigua iglesia reformada convertida en teatro. Pero este espacio se queda pequeño para algunos espectáculos, lo que obliga a adaptar escenografías y limita la oferta, según Manuel del Barco, director del centro.

Por ello el consistorio desea adherir a la Red de Teatros el Auditorio Multiusos Ciudad de Llerena, que reúne las condiciones y cuenta con un aforo para 2.000 personas.

“Para nosotros formar parte de la Red es fundamental. Además de que nos permite el intercambio con otros programadores y conocer las novedades, si no tuviéramos la Red no podríamos programar el 80 por ciento de lo que programamos al año porque los recursos en ayuntamientos pequeños como Llerena son muy limitados, gracias a la Red podemos traer espectáculos que de otra manera no podrían venir”, explica Manuel del Barco.

De la oferta de la Red, Llerena programa normalmente teatro. La música y otros espectáculos llegan a este municipio por otros otros programas financiados por la Diputación de Badajoz, como D’Rulex, Díjazz o Artistas en el Territorio.

Un público formado en Torrejoncillo

Torrejoncillo es otro de los municipios que está en la Red de Teatros desde sus inicios. Este pequeño pueblo de la provincia de Cáceres es un referente del teatro, sus 4.000 habitantes, entre los que se incluyen los 400 de la pedanía de Valdencín, disfrutan desde hace décadas de las artes escénicas. “Tenemos un público formado después de tantos años de programación estable, prueba de ello es que hemos celebrado todas las actividades programadas este año a pesar de la pandemia”, señala Constantino Cabello, programador de la Casa de la Cultura de Torrejoncillo.

Además de la programación de la Red de Teatros, Torrejoncillo también forma parte de Red de Teatro Amateur de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura. Este año ha celebrado este año la 28 edición del Certamen Nacional de Teatro Amateur, que entrega sus Premios de Teatro. El pueblo tiene dos grupos de teatro amateur y su Universidad Popular organiza tres cursos de teatro, para niños, jóvenes y adultos.

Los criterios de programación son claves para conseguir atraer al público. La Red de Teatros pone a disposición de los 47 espacios adscritos un catálogo con una de oferta  634 espectáculos de 265 compañías, de los que 446 son de artes escénicas  y 188 de Música.

Los programadores y el público de la Red de Teatros de Extremadura

Los programadores suelen captar y canalizar las demandas y los gustos de los vecinos. Unos apuestan fuerte agrupando espectáculos del catálogo de la Red y creando festivales de diferente tipo, y en otros espacios optan por elegir por la temática, que guarde relación con celebraciones concretas como el Día de la Mujer, el Día del Libro o el de la Violencia de Género. También buscan espectáculos para sus fiestas patronales o Semanas Culturales.

Teatro Carolina Coronado de Almendralejo, uno de los espacios de la Red de Teatros de Extremadura.

Tras 35 años de Red de Teatros de Extremadura hay  espectadores muy formados en teatro, como es el caso de Torrejoncillo o Puebla de la Calzada, mientras en otros espacios se trabaja para conseguirlo.

En Montijo, según la Concejala de Cultura, “costó al principio fidelizar a los vecinos. Cuando no se está acostumbrado a tener una programación estable cuesta mucho moverlos y hacer que entren en el teatro, pero al plantearnos crear nuevos públicos hemos programado mucho teatro para institutos por la mañana, que tiene muy buena acogida, y teatro infantil, y poco a poco la gente va entrando y hemos fidelizado un público bastante numeroso”, añade.

En el último municipio que se ha incorporado a la Red, La Albuera, su alcalde reconoce que los vecinos ya están predispuestos, por lo que captar un público fiel no será muy complicado. “Hay un volumen importante de vecinos que están familiarizados con el teatro, ya que hacen de actores en La Batalla de La Albuera todos los años”.

Oferta y demanda: 634 espectáculos para 47 espacios de la Red

Otra de las piezas fundamentales de la Red de Teatros y Otros Espacios Escénicos de Extremadura son las compañías teatrales y musicales. En su mayoría son microempresas creadas por autónomos que pueden presentar hasta un máximo de cuatro trabajos por compañía o grupo musical.

La oferta actual es de 634 espectáculos presentados por 265 compañías para 47 espacios escénicos. “Somos demasiadas compañías para pocas poblaciones. No queremos que haya tanta oferta, pero a la vez queremos estar todas”, explica Rafael Molano, presidente del Colectivo de Empresas de Artes Escénicas de Extremadura, que aglutina a 22 compañías profesionales.

En su opinión, la Red de Teatros de Extremadura “está muy bien, funciona, se ven espectáculos muy buenos, pero estar dentro no es suficiente, no te garantiza que vayas a trabajar”. Eso dependerá en buena parte de las preferencias de vecinos y programadores. Por ello las compañías seleccionadas tienen que emplearse después a fondo para “vender” a los programadores sus espectáculos.

Extremadura, según Rafael Molano, “no tiene capacidad para absorber tantas compañías profesionales. Hace 20 años cuando había siete u ocho era más fácil, pero ahora hay 52 y una Escuela Superior de Arte Dramático de la que va saliendo gente nueva, pero los presupuestos no se amplían en la medida que crece el sector”, añade.

Molano reconoce al mismo tiempo que “encontrar ese equilibrio es complicado. No tenemos la fórmula”.

Otro colectivo que forma parte activa en la Red es Extremadura Teatral, integrada por 24 empresas teatrales y de danza. Su presidente, Fernando Ramos, cree que la Red “es un elemento muy importante para las empresas teatrales de la región”.

Ramos asegura que hay compañías que a lo largo del año tienen más funciones fuera de la Red y de Extremadura que dentro, “pero hay también un gran número de compañías que subsisten de la Red, por ello es muy necesaria”.

El músico Charly González en un concierto de la Red de Teatros de Extremadura.

Música y artes escénicas,  ¿juntas o separadas?

Los programadores contratan en menor medida conciertos, también la oferta es bastante inferior respecto al teatro. Hay 188 conciertos frente a los 446 espectáculos de artes escénicas incluidos en el catálogo de la Red de Teatros de Extremadura.

Desde el sector algunas voces apuestan por separar ambas disciplinas, con el fin de que tengan presupuestos, programas y objetivos diferenciados. “Deben estar separadas la música del teatro y la danza, no son lo mismo. Es una reivindicación antigua”, recuerda el presidente del Colectivo de Empresas. La recién aprobada Ley de las Artes Escénicas de Extremadura separa la música del teatro, la danza, el circo y otros espectáculos multidisciplinares.

Charly González, que está en la Red desde hace algunos años como promotor de La Tortuga Producciones y como músico, cree que el Decreto que regula la Red “está más enfocado al teatro que a los conciertos, incluso en las condiciones técnicas que se exige a esos espacios. Para hacer un concierto no se necesita tanto”, añade.

Este músico de blue-rock lleva a la Red a diferentes grupos. En los últimos meses está moviendo al cantante Gene García con su primer disco, ‘Génesis’.

El catálogo se va actualizando con novedades, “aunque algunos grupos repiten damos prioridades a las novedades y a artistas conocidos y extremeños. La Tortuga Producciones sólo trabaja con artistas de Extremadura”.

 

 

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.