A programadores, directores y compañías teatrales hay una cosa que les quita el sueño: conseguir acercar a los jóvenes al teatro. Unos hablan de “desconexión”, otros de “divorcio” o “desinterés”, el caso es que la desafección de los adolescentes y los jóvenes hacia el teatro es una realidad extendida. En Extremadura, una de las fórmulas puestas en marcha por el gobierno extremeño para acercar el teatro, y la cultura en general, a los jóvenes es Consuma Cultura.