Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Más de 2.550 jóvenes de 14 a 30 años se han beneficiado del programa ‘Consuma Cultura’ del Instituto de la Juventud de Extremadura. Estos jóvenes han podido disfrutar de conciertos, teatro, libros y espectáculos al precio de 2 euros, lo que ha supuesto además de un importante ahorro económico un acercamiento a la cultura y en algunos casos el descubrimiento de un artista, un autor, un festival o una obra desconocida para ellos.

‘Consuma Cultura’ permite a través de una aplicación móvil (app) el acceso a este descuento. El único requisito que se exige es ser titular del Carné Joven Europeo. Desde la puesta en marcha de la aplicación móvil el pasado mes de abril se han registrado 3.600 descargas de la aplicación. Actualmente 1.300 usuarios tienen activada la recepción de notificaciones, según datos facilitados por la Junta de Extremadura.

jóvenes teatro López de Ayala
Un grupo de jóvenes en el teatro López de Ayala asisten al 42 Festival de Teatro de Badajoz.

Algunos de los que hacen Cultura en Extremadura (actores, músicos y programadores culturales) consideran un acierto el programa, aunque creen que debe ampliarse, actualizarse  y llegar al mayor número posible de jóvenes. 

 José Vicente Moirón: “De los jóvenes depende el futuro del teatro”

Para el actor extremeño y fundador de la compañía Teatro del Noctámbulo, José Vicente Moirón, “dos euros es un precio simbólico, pero para los jóvenes es un precio muy significativo y para los profesionales del teatro es muy importante esa bonificación. Todo lo que sea acercar a los jóvenes al teatro es positivo, porque de ellos depende el futuro de esta profesión”, señala. Para este actor pacense “cualquier iniciativa de este tipo no sólo es buena sino que es necesaria”.

“En mi caso y en el de mi compañía hago un teatro social y contemporáneo, en el que siempre busco que tenga atractivo para los jóvenes. Cuando haces teatro clásico tienes miedo de que no les llegue. Muchos jóvenes creen que en el teatro clásico se habla en otro idioma y que no lo van a entender, pero cuando se encuentran con una buena obra y un buen montaje acuden a verlo y es todo un descubrimiento para ellos y una satisfacción para nosotros”, añade.

El actor extremeño José Vicente Moirón, fundador y director de la Compañía Teatro del Noctámbulo.

En este sentido, Moirón, que en estos momentos está de gira con ‘Tito Andrónico’, ‘Contra la democracia’ y ‘El otro’, afirma que “hagamos clásico o contemporáneo todo lo hacemos desde la mirada del espectador del siglo XXI”. En las obras que ha puesto en escena se habla de la diversidad (‘La decisión de John’) o se muestra la situación política social actual en España y en el mundo (‘Contra la democracia’), “temas que afectan e interesan a los jóvenes”. Al igual que en otras de las obras del Teatro del Noctámbulo, como ‘El hombre almohada’ o ‘El búfalo americano’, todas ellas tienen componentes que resultan atractivos para un sector juvenil.

El mayor deseo: ver las salas llenas de espectadores jóvenes

Cuando Moirón se decide por una obra para llevarla a escena primero busca que le enamore a él, que tenga un mensaje, que haga reflexionar “y que los jóvenes no se sientan excluidos”, explica.

El mayor deseo de un autor, director o actor es ver la sala llena de espectadores. Pero la mayoría coincide, igual que él, en la importancia de ver la sala llena de gente joven;  eso es una prueba muy esperanzadora de que el futuro de las artes, y entre ellas el teatro, está garantizado.

Cuando se habla de los nuevos públicos y del público joven, todos los implicados en la Cultura ponen la mirada en la escuela y los institutos. “Es allí donde el teatro tiene que ser una herramienta de trabajo”, según Moirón.

También la compositora, cantante y actriz cacereña Chloé Bird, cree que la educación que reciben niños y adolescentes en el colegio y en el instituto “es fundamental para crear jóvenes que consuman Cultura”.

ChloéBird: “No todos nos comimos la cultura a bocados”

Para Chloé Bird, que en estos meses trabaja en su espectáculo para niños ‘Un mundo de niños raros’, en la gira de su último disco ‘The light in between’ y en la obra de danza-teatro ‘La vida de los salmones’, de Karlik Danza Teatro, la idea de Consuma Cultura es “espectacular”. “Es una oportunidad espléndida para acceder a espectáculos que sin esa ayuda económica no te podrías permitir”.

Chloé Bird
Chloé Bird, cantante, compositora y actriz extremeña.

Como joven (tiene 28 años) y como artista, Chloé dice sentirse encantada de que el público joven tena la oportunidad de ir a verla por poco dinero. “Me alegro de que cualquier espectáculo esté al alcance del bolsillo de los jóvenes, ya que la mayoría no tiene trabajo y muchos de los que lo tienen son trabajos muy precarios”, señala.

Sin embargo, asegura que su público no es tan joven. Según algunos estudios con los que cuenta, “mi público es mayor que yo. Yo tengo 28 años y mi público mayoritario ronda entre los 35 y 50 años. Luego tengo un espectáculo para niños y con ese público la media de edad baja mucho”.

La compositora cacereña desconoce si los artistas que, como ella, tienen proyectos más minoritarios, “hemos perdido la capacidad de conectar con gente joven o es que los jóvenes han perdido la capacidad de sorprenderse y de buscar cosas que se salgan de las fórmulas más masivas de música”.

Son muchos los factores que influyen en la desafección de los jóvenes por la cultura en general, “pero hay que entender que son jóvenes y no todos cuando fuimos adolescentes nos comimos el mundo y la cultura a bocados, aunque sí se ha perdido algo de curiosidad”.

Javier González: “Ideamos mil fórmulas para atraer a los jóvenes a la música clásica”

 Atraer a los jóvenes a la música clásica no es tarea fácil. “La música clásica es la hermana pobre de todas las artes en cuanto a apoyos. Desde la escuela se aprecia la escasa atención que se le presta a la música, es la ‘maría’ de todas las asignaturas”, según Javier González, quien confiesa que no por eso desde la Sociedad Filarmónica de Badajoz, entidad que preside desde hace ocho años, y el Festival Ibérico de Música que dirige, se ha tirado la toalla. “Los jóvenes son uno de nuestros principales objetivos”.

Javier González Pereira
Javier González Pereira, presidente de la Sociedad Filarmónica de Badajoz y director del Festival Ibérico de Música.

“Hemos ideado mil fórmulas para atraer a los jóvenes a la música clásica”, señala. Desde crear el Ciclo de Jóvenes Intérpretes e incluir una sección para músicos jóvenes en el Festival Ibérico de Música hace ya nueve años hasta promover la obra de los compositores jóvenes. “En el Ciclo de Música Actual que desarrollamos hemos también abierto algunos talleres al público general y a jóvenes, que pueden disfrutar sin necesidad de tener un conocimiento profundo de música”.

Este año el Festival Ibérico de Música de Badajoz se sumó, junto a otros festivales de Extremadura, al programa Consuma Cultura, en aquellos conciertos en los que se cobraba, ya que la mayoría de las actividades que se programan en este festival y que organiza la Sociedad Filarmónica de Badajoz (cerca de 50 conciertos al año) son gratuitas. Javier González considera que los programas de bonificaciones y descuentos “son un acierto, porque ayudan a visibilizar artes no tan populares como la música clásicas y a despertar nuevas vocaciones”.

Consuma Cultura

 

 

 

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.