Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

La obra del pintor Luis de Morales (1509-1586) se ha prodigado poco en Badajoz, a pesar de ser un artista reconocido y de ser Badajoz su ciudad, donde mantuvo abierto el taller durante 50 años. En la capital pacense sólo hay dos piezas suyas en el retablo de la catedral y una obra en una colección particular. Ahora, el Museo de Bellas Artes de Badajoz (MUBA) ha conseguido dedicarle una exposición a este pintor renacentista del siglo XVI, conocido como ‘el divino’ por su predilección por los temas religiosos. Esta se presenta como una ocasión única para disfrutar de su obra en Extremadura. La muestra permanecerá abierta hasta el 14 de noviembre.

No sin mucho esfuerzo, el MUBA ha conseguido reunir un conjunto de 13 piezas, dos de ellas de seguidores del pintor que pertenecen a la colección permanente del museo y el resto han sido cedidas para la ocasión por el Museo del Prado, el Museu de Arte Antiga de Lisboa, el Real Colegio Seminario del Corpus Christi-Museo del Patriarca de Valencia o el Museo de la Real Academia de San Fernando de Madrid y dos colecciones particulares.

“Es una exposición pequeña en cuanto al número de piezas pero de una gran importancia por la relevancia del pintor y porque contiene obras fundamentales en la producción de Luis de Morales”, explica María Teresa Rodríguez, directora del MUBA. La Virgen de la Leche, una de sus obras más emblemáticas y delicada es la imagen de esta exposición.

Morales ha sido considerado el mejor pintor entre los españoles de la segunda mitad del siglo XVI, después de El Greco. Sus obras se encuentran repartidas por diferentes puntos de España, hay algunas en Extremadura (retablos completos en Arroyo de la Luz o San Martín de Plasencia) y Portugal. También las hay en Nueva York, Alemania y otros países de Europa.

Hacía casi dos décadas que no se exponía en Badajoz una obra de este artista, la última vez fue en el año 2000 con motivo de la restauración de las tablas de Morales de la catedral y estuvo patrocinada por la Junta de Extremadura. Pero en el 2015 el Museo del Prado le dedicó una exposición a Luis de Morales y la Diputación de Badajoz, institución de la que depende el MUBA, se fijó como objetivo reunir una parte de la obra del pintor y mostrarla a los extremeños.

Ver la obra de Luis de Morales a la luz de una vela

El resultado puede comprobarlo el público, que además podrá disfrutar de las obras con una iluminación especial que realza las piezas. Parte de la inversión que ha realizado la Diputación de Badajoz se ha destinado a la museografía y al ambiente que se ha creado para que sea aún más impactante la visión. “Se ha buscado ese recogimiento especial que nos lleva a viajar al siglo XVI y a ver una obra a la luz de la vela, la sala está prácticamente a oscuras, la luz está solamente en las obras”, explica la directora.

Luis de Morales
María Teresa Rodríguez en la inauguración de la exposición de Luis de Morales con el presidente de la Diputación de Badajoz (en el centro con gafas) y otras autoridades.

En la planta baja del museo, en la sala de exposiciones temporales, se han separado en dos espacios las 11 obras cedidas, óleos sobre tablas que han sido minuciosamente tratados y estudiados. En una parte están los temas “amables” relacionados con la Virgen y el Niño, como la Sagrada Familia de la rueca, la Virgen de la leche, la Virgen Gitana con el niño, una Anunciación de los Reyes o una Anunciación de los Pastores.

En otro espacio se han colocado las pinturas sobre la Pasión y Muerte de Cristo, fundamentalmente están la Piedad, el Ecce Homo, el Cristo con la Cruz o el Tríptico del Juicio del Alma de San Juan de Ribera.

Las dos piezas del tríptico del Juicio del Alma de San Juan de Ribera y el Cristo con la Cruz a Cuestas fueron encargos particulares de San Juan de Ribera cuando era obispo de Badajoz y las pintó Morales en esta ciudad, “pero cuando el obispo se marcha al obispado de Valencia se las lleva, por eso se conservan allí en el Museo del Patriarca de Valencia”, añade.

La exposición ofrece también la oportunidad de comparar una obra realizada por Morales como la Adoración de los Magos y otra en la que aparece la intervención de su hijo Hernando que trabajaba en el taller con su padre, que es la Adoración de los Pastores.

En la primera planta de la pinacoteca se pueden ver las dos obras de seguidores de Luis de Morales, que se han expuesto con los estudios técnicos que realizó el museo a finales del año pasado. En una serie de paneles los visitantes podrán ver en qué consiste un estudio técnico de estas características, radiografías, análisis de pigmentos, componentes químicos empleados, preparación de las tablas….Estos estudios se enviarán al Museo del Prado.

Un año y medio preparando la muestra de Luis de Morales

María Teresa Rodríguez asegura que hubo muchos seguidores de Morales, “sus modelos fueron repetidos por muchos, cuando en la década de los 80 empezó a desaparecer el taller en Badajoz había una clientela que seguía reclamando esos modelos y los hacían sus seguidores”.

Es en las tablas de devoción, para oratorios privados, donde mejor se reconoce al verdadero Morales, según la directora de la pinacoteca. En los retablos además del maestro interviene su taller, “pero en esas tablas de devoción de un tamaño menor están las manos de Morales, son piezas para ver de cerca, donde se aprecia la delicadeza y el estilo personal del maestro”.

Luis de Morales se distingue por la luminosidad especial de sus figuras, la finura del trazo y las veladuras. “Los últimos toques que da a sus obras las hace inconfundibles. Cuando termina de pintar utiliza varias capas de barniz para conseguir esas veladuras y eso da cierto juego de relieve y mayor delicadeza, por eso es tan complejo restaurar sus obras”.

María Teresa Rodríguez invita a los extremeños a no perderse esta exposición, que considera una oportunidad única. “Pasará tiempo hasta que se vuelva a repetir”. Organizar una muestra de este tipo no es fácil, necesita mucha inversión y tiempo. El MUBA  ha empleado en prepararla casi un año y medio. Las exigencias en las condiciones de transporte y conservación son muy elevadas, tiene que hacerse en las mejores condiciones.

Por ello su directora anima a disfrutar de este arte, que además es gratuito, “Diputación de Badajoz siempre pone el arte a disposición de los ciudadanos sin coste alguno”, y recuerda que para ello no es necesario ser entendido.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.