Comparte el artículo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

La ausencia de un tren de Alta Velocidad en Extremadura y de otras comunicaciones necesarias (recordemos que aún no existe una autovía que una Cáceres y Badajoz y que los vuelos son contados y caros) ha ido restando década tras década posibilidades a esta comunidad, y no sólo económicas. A las dificultades para transportar por ferrocarril nuestros melocotones y nectarinas a unos precios competitivos se suman las dificultades para transportar e intercambiar ideas, conocimiento, arte…porque la Cultura del siglo XXI también viaja en Alta Velocidad, pero no a Extremadura, claro. Pero eso parece importar poco, ¡si ya tenemos internet!

Es cierto que internet y las nuevas tecnologías han acortado distancias, pero esa es una realidad virtual, la real es otra. En Extremadura la realidad es que traer a expertos de primer nivel en diferentes materias, docentes, investigadores, músicos, escritores, cineastas o actores, supone la mayoría de las veces una misión imposible o un sobrecoste que pagan los extremeños, también un esfuerzo que hay que agradecer a personas con una agenda muy apretada que valoran por encima de todo su tiempo. El tiempo, ese valor tan preciado.

El actor cacereño Alberto Amarilla ponía el acento en ello cuando el pasado 12 de agosto un tren averiado con destino a Extremadura le dejaba tirado junto a otros pasajeros en Illescas. “El tiempo de los que viajan a Extremadura también es valioso”, decía Amarilla quejándose de un tren desfasado y obsoleto. Sí, desde luego, tan valioso como el del resto de españoles. Creer lo contrario es una falta de respeto a los extremeños y a los que van a Extremadura, y así se siente en esta tierra de silencio donde muchas voces empiezan a levantarse reivindicando un tren de Alta Velocidad. Recientemente ha surgido la Plataforma Milana Bonita o Extremadura en RED.

La soprano pacense Carmen Solís es otra de las sufridoras del ferrocarril extremeño, al que con humor y cierta desesperación se refiere continuamente en sus redes sociales como “el ARRE Badajoz-Madrid”. En su perfil de Facebook escribe a menudo: “Viajando en el ARRE Madrid-Badajoz y viendo cómo el tiempo se detiene. ¿Para cuándo un tren decente en mi querida tierra?”.

La situación del tren en Extremadura es para la conocida cantante, que realiza con frecuencia este trayecto, “injusta y surrealista”. “Me indigna bastante. Mi hijo y yo cogemos el tren más rápido con destino a Chamartín y tarda cinco horas y media en llegar a Madrid. Pago 65 euros por los dos billetes y no tiene cafetería ni televisión y muchas veces las máquinas de bebidas no funcionan”, señala. “Si Extremadura tuviera una buena comunicación me quedaría a vivir aquí e iría y vendría a trabajar, o me plantearía tener una segunda residencia estable aquí, pero así sin Alta Velocidad ni vuelos frecuentes y a precios asequibles es imposible”.   

Tren extremeño
La soprano extremeña Carmen Solís en el tren Badajoz-Madrid.

Odisea la que vivió el violinista Joan Espina, miembro de la Orquesta Nacional de España, para llegar desde Lleida a Badajoz, donde ofreció un concierto en diciembre del pasado año con el pianista Miguel Ángel Dionis dentro de la programación de la Sociedad Filarmónica de Badajoz.

“Salí del ensayo con la orquesta de Lleida a la una de la tarde camino de Badajoz. Fui en coche hasta Zaragoza, allí cogí el AVE hasta Madrid y en Madrid alquilé un coche y conduje hasta Badajoz, a donde llegué quince minutos antes del concierto. Cuando estaba en medio de esto me decía a mí mismo: ¡Madre mía lo que tengo que hacer para llegar hasta allí! Después del concierto cené y me levanté a las tres de la madrugada para regresar a Lleida, donde a las diez de la mañana tenía de nuevo ensayo. No llegué a tiempo, claro, y además muy cansado”, recuerda entre risas.

“No quise creer lo que me decían de las comunicaciones en Extremadura hasta que lo comprobé por mí mismo. Los extremeños se quejan con razón, ese tren que tienen es una lacra para ellos, esa situación aumenta los costes en todos los sentidos”, añade. Joan Espina vive en Cataluña y trabaja en Madrid con la Orquesta Nacional de España, “voy y vuelvo tranquilamente en el tren de Alta Velocidad, sin ningún problema, pero la estructura de trenes que tiene Extremadura es lamentable”, añade.

“Traer músicos de fuera a Extremadura se encarece por el problema de las agendas y las comunicaciones, por eso muchas veces no podemos traerlos”, según Javier González, presidente de la Sociedad Filarmónica de Badajoz. “La gente cuando va a trabajar no quiere perder horas de más en los trayectos, necesitan ese tiempo, y a los músicos les pasa igual”, añade.

El aislamiento de Extremadura a causa del ferrocarril no es sólo con el resto de España, también con el país vecino. El viaje hasta Lisboa, que se encuentra a sólo 200 kilómetros de Badajoz, es interminable en tren o en autobús. “Para traer desde el aeropuerto de Lisboa a la violinista Patricia Kopatchinskaya a tocar con la Orquesta de Extremadura (OEX) tuvimos que contratar un coche de alquiler con conductor”, recuerda Javier González.

Como la necesidad aguza el ingenio, se recurre a veces a fórmulas alternativas. En Extremadura, aunque algunos no lo sepan, se desarrolla mucho la imaginación, eso nunca falta. Programadores y productores extremeños tienen que hacer cábalas para presentar ofertas culturales atractivas con presupuestos congelados o recortados. El Festival Ibérico de Cine en su pasada edición optó por utilizar Skype para presentar en una rueda de prensa al compositor y director de orquesta Fernando Velázquez. Como si del mismísimo Rajoy se tratara (salvando las distancias), el ganador del Goya por la banda sonora de la película ‘Un monstruo viene a verme’ atendió a los periodistas a través del plasma.

Fernando Velázquez por Skype
El compositor Fernando Velázquez por Skype en la rueda de prensa del 23º Festival Ibérico de Cine de Badajoz.

“Esta situación de aislamiento a causa de un transporte público nefasto tiene consecuencias cuantificables para Extremadura”, según el escritor, poeta y editor José María Cumbreño, que dirige y organiza ‘Centrifugados’,  un encuentro de literatura independiente en español que reúne en Plasencia cada año a un centenar de escritores y editores de España y Latinoamérica. En su opinión, la Literatura en Extremadura tiene un grave problema por este aislamiento: “todos los escritores jóvenes con talento están viviendo fuera de la región. Dentro de una década no habrá gente que tire de la Literatura en Extremadura”, lamenta.

Cumbreño se queja no sólo de que no haya Alta Velocidad sino de que ni siquiera haya un tren de cercanías que una a las principales localidades de la región. “Yo sólo quiero lo que tienen los demás en otras comunidades autónomas. He echado cuentas y he comprobado que en Asturias una persona tiene 38 trenes al día para viajar de Gijón  a Oviedo, uno cada media hora o menos. Con que en Extremadura hubiera uno cada hora para ir a Cáceres, Mérida y Badajoz estaría bien”.

El escritor, editor de Ediciones Liliputienses, ha sufrido personalmente las consecuencias de no contar con un transporte público similar al del resto de comunidades. “Algunos escritores y editores invitados de ciudades como Málaga, Granada o Córdoba no han podido venir a ‘Centrifugados’ porque perdían muchas horas en estaciones por los trasbordos, tenían que subir de Andalucía hasta Madrid para después venir hasta Plasencia”. Cuando hay que dar a conocer ‘Centrifugados’ fuera de Extremadura se da el mismo problema. “Nos hemos resignado y acostumbrado a esto. Cuando lo hablas con gente de otras regiones les sorprende, y mucho”.

Estos son sólo algunos pequeños ejemplos y anécdotas de lo que a diario sucede en Extremadura. Así que queridos lectores os digo lo mismo que me contestaban muchos de los músicos, actores y escritores que visitaban Extremadura cuando les pedía que contasen en sus ciudades de origen y en las grandes capitales donde suelen trabajar lo que sucede en esta tierra: “Cuando se escuche a los extremeños nos sumamos a sus voces”. Así que ya sabéis, como dice el himno: “nuestras voces se alzan”.

Foto vías del tren extremeño 2017 (tramo ¨Mérida-Cáceres con traviesas de madera): Daniel Barrasa.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.