Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Recorriendo el Museo de Bellas Artes de Badajoz (MUBA) de la Diputación de Badajoz con motivo de su centenario nos encontramos interesantes obras de un importante valor artístico, pero también descubrimos numerosas anécdotas y singularidades que invitamos a conocer. Guiados por su directora, María Teresa Rodríguez Prieto, presentamos un recorrido por diez obras  que albergan historias y curiosidades de artistas extremeños y sus obras que compartimos con nuestros lectores para que las tengan presentes en su próxima visita al MUBA. La pinacoteca provincial posee 2.284 obras en sus fondos (1.884 pinturas y grabados; 331 esculturas; y 69 muebles).

EL ANVERSO Y EL REVERSO DE TIMOTEO PÉREZ RUBIO

 En su época de becado en la Academia en Roma, Timoteo Pérez Rubio pintó la obra ‘Paisaje con animales’ (1924) en la que muestra un paisaje con burros. El MUBA alberga el boceto sobre cartón de 1922 de la obra final. En él el autor presenta dos pinturas en una, en el anverso el paisaje y en el reverso los animales, algo que habitualmente el público no ve y que os mostramos en estas imágenes.

El anverso y el reverso del boceto ‘Paisaje con animales’ de Timoteo Pérez Rubio, en el MUBA.

El boceto lo donó Juan de Ovando, coleccionista pacense, y llegó al MUBA en 2012. Puede visitarse en la sala 04.

La obra final fue premiada en 1930  con una segunda Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes.  En la actualidad es propiedad del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y se encuentra en depósito en el Museo de Salamanca.

El cuadro ‘Paisaje con animales’ de Timoteo Pérez Rubio en el Museo de Salamanca.
LA CABEZA DE CRISTO Y EL ROSTRO DE LA NOVICIA

La investigación descubre historias como la de la ‘Cabeza de Cristo’, un óleo sobre lienzo de Nicolás Megía de 1893. Esta obra llegó al MUBA en 1919 donada por el hijo del pintor, fallecido en 1917, con motivo de la creación del museo. Después de varias décadas el museo descubrió algo nuevo sobre la ‘Cabeza de Cristo’.

‘Cabeza de Cristo’, de Nicolás Megía expuesta en el MUBA.

“Tras la exposición dedicada a Nicolás Megía en 2011 se puso en contacto con el museo un nieto del pintor indicándonos que en Madrid estaba el cuadro final, que la ‘Cabeza de Cristo’ era un boceto”, explica la directora del MUBA. La investigación llevó al museo pacense hasta el retablo mayor de la iglesia del Monasterio de la Visitación de Madrid, en cuyo espacio central se encuentra el lienzo de ‘La aparición del Corazón de Jesús a Sta. Margarita Mª Alacoque’. La cabeza de Cristo conservada en el MUBA es el boceto para el rostro de Cristo que se conserva en esta obra final.   El boceto está expuesto en la sala 18 del MUBA.

“La madre superiora del convento madrileño situado en la calle Sta. Engracia nos hizo saber cuando visitamos el monasterio que la tradición oral conservaba la historia de que la obra fue pagada por el padre de una novicia con la condición de que el rostro de su hija fuese el de la religiosa que aparece en el cuadro como Sta. Margarita Mª Alacoque”, señala María Teresa Rodríguez, quien recuerda que de Nicolás Megía se conoce otra obra religiosa que se conserva en la catedral San Pedro de Casilda (Argentina).

La obra de Nicolás Megías en el retablo mayor de la iglesia del Monasterio de la Visitación de Madrid.
COVARSÍ EN UN CUADRO DE COVARSÍ

‘El montero de Alpotreque’ (1948) es un óleo sobre lienzo de Adelardo Covarsí  que fue pintado para el Salón de Plenos de la Diputación de Badajoz, pero ese mismo año el pintor pidió permiso para enviarlo a la Exposición Nacional de Bellas Artes en Madrid. Fue premiado y pasó a ser propiedad del desaparecido Museo de Arte Moderno. Su propietario es el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía pero se encuentra en depósito en el MUBA, donde permanece expuesto en la sala 05.

“El personaje central del cuadro es el padre de Adelardo Covarsí, Antonio Covarsí, gran cazador que incluso escribió obras sobre cinegética y fundó la primera armería en Badajoz en 1874, en la calle Calatrava. Representa a su padre de perfil ya que era tuerto de un ojo debido a un accidente de caza”, según la directora del MUBA. Alpotreque es el nombre de una finca dedicada a la caza y situada en la Sierra de San Pedro.

Antonio Covarsi en el centro del cuadro ‘El montero de Alpotreque’ pintado por su hijo Adelardo.

JOVEN PASTOR BUSCA PAREJA

La historia que cuenta ‘Arcadia’, de Eugenio Hermoso, no es nueva, estamos acostumbrados a verla en programas de televisión y películas donde chico busca a chica. Pero sí resulta curioso verlo en un tríptico de 1923 (óleo sobre lienzo).

‘Arcadia’, de Eugenio Hermoso, en el MUBA. ‘Arcadia’ es un gran cuadro de la etapa simbolista de Eugenio Hermoso. En él un joven pastor debe elegir pareja. Existen dos candidatas, una a la derecha sentada con una flor en la mano en actitud contemplativa y una segunda en el centro de pie trabajando en el lavado de una prenda de vestir. “Finalmente el muchacho, a la izquierda del cuadro, se decide por la mujer trabajadora y no la soñadora. Lo sabemos porque en tamaño muy pequeño al fondo del cuadro aparecen el chico y la chica marchándose juntos. Se identifica la elección por el color rojo de la falda de ella”, según María Teresa Rodríguez.  Se puede visitar el cuadro en la sala 13 del MUBA.

Detalle de la obra ‘Arcadia’ de Eugenio Hermoso.
LA AVISPA EN EL BODEGÓN DE FELIPE CHECA DEL MUBA

El ‘Bodegón del Jarrón de Talavera’ (1899) de Felipe Checa, sigue la tradición del Siglo de Oro del bodegón, donde para dar mayor verosimilitud y riqueza de matices al representación las frutas aparecen a medio pelar y se incluye un insecto (avispa) que se posa a beber el néctar de una de las uvas situada en el ángulo inferior izquierdo. Fue adquirido por el MUBA en 1985 y se expone en la sala 18.

‘Bodegón del Jarrón de Talavera’, de Felipe Checa, y detalle de éste, en el MUBA.

EL AUGURIO DE SOROLLA QUE NO SE CUMPLIÓ

La directora del MUBA ha seleccionado en este recorrido ‘Paisaje de Vigo’, un óleo sobre lienzo pintado por Ángel Carrasco Garrorena en 1922 por ser éste un excelente paisajista, becado por la Diputación de Badajoz entre 1912 y 1918, pero también por la relación del pintor extremeño con  Sorolla, de quien fue alumno en Madrid y quien apreciaba su trabajo, tal y como se muestra en la carta que el pintor hizo llegar a su familia.

“Hoy ha pasado el maestro Sorolla, se ha parado en la obra que yo pintaba, me cogió el pincel y me retocó un árbol diciéndome: Joven esto está bien. Siga por este camino, usted llegará. Es el día más grande de mi vida”, decía en la misiva. Pero la carrera del pintor se vio truncada ya que enfermó gravemente en París en 1924 y fue ingresado en el sanatorio del Carmen de Mérida, donde pasó el resto de su vida.

Ingresó con 31 años diagnosticado de demencia precoz en forma catatónica y nunca más volvió a hablar ni a pintar. Murió en ese mismo centro en 1960, 36 años después. Hubiese sido uno de los grandes artistas extremeños del siglo XX como auguró su maestro Sorolla.

‘Paisaje de Vigo’, pintado por Ángel Carrasco Garrorena en 1922, expuesto en el MUBA.

‘Paisaje de Vigo’ se expuso en el Tercer Salón de Otoño de Madrid en 1922. El catálogo editado aporta el dato de que en ese momento el pintor residía en la calle Jorge Juan 29 de Madrid.

La obra fue adquirida por el MUBA en 2015 y se expone en la sala 08.

VERDADES O NO DE FELIPE II  Y LUIS DE MORALES

¿Fue cierto que el pintor Luis de Morales pidiera dinero al rey Felipe II en un encuentro en Badajoz? El cuadro de tema histórico ‘Felipe II recibe a Luis de Morales’ de Felipe Checa relata un encuentro que no está comprobado que llegara a producirse, aunque se sabe que Felipe II otorgó una asignación económica al pintor a pesar de no haber trabajado nunca para él.

En la supuesta conversación que hubo entre ellos en 1581, cuando el Rey pasa por Badajoz camino de Portugal, y que relata Antonio Palomino, se constata la situación económica precaria de los últimos tiempos del pintor:

«Luego de ponerse a los pies del Rey, y habiéndole recibido Su Magestad, con singular agrado le dijo: Muy viejo estáis, Morales; a lo que él respondió: Sí Señor, muy viejo y muy pobre. Y entonces volvió el Rey a su Tesorero y le dijo: que en las arcas reales de aquella ciudad le señalasen doscientos ducados para comer. Replicó al punto Morales, y dijo: Señor ¿Y para cenar? Volvió el Rey, y dijo: Que se señalen otros ciento».

Según la directora del MUBA, este cuadro pintado por Checa en su época de formación “es el único que existe que refleje ese momento “histórico” que posiblemente nunca sucedió”. Fechado en la década de 1870 está expuesto en la sala 31.

‘Felipe II recibe a Luis de Morales’, una obra de Felipe Checa perteneciente al MUBA.

PINTURA NAÏF DE BADAJOZ AL MUNDO

Entre las obras singulares seleccionadas por la directora del MUBA se encuentra ‘La playa’ (1991) del pintor pacense Evaristo Navarrete, cuya obra naïf es una de las mejores en su estilo con gran cantidad de detalles y con escenas llenas de anécdotas que pueden verse en esta pieza.

 Fallecido prematuramente en 2016, con 56 años, Evaristo Navarrete no era muy conocido en la región extremeña. Era ingeniero agrario de profesión pero desde muy joven se dedicó a la pintura. Vendía su obra a través de una galería madrileña a nivel nacional e internacional. Ganó varios premios y sus obras se encuentran en museos y colecciones privadas de España, Portugal, Italia, Francia, EEUU e Israel.

Este cuadro fue donado por el pintor al MUBA, donde permanece expuesto en la sala 04.

‘La playa’ del pintor pacense Evaristo Navarrete en la sala 04 del MUBA.

EL ROBO DEL RETRATO DE ISABEL II

‘Retrato de Isabel II’, un óleo sobre lienzo atribuido a Vicente Barneto, forma parte de la colección del MUBA desde sus inicios, se conservaba en la Diputación de Badajoz desde el último tercio del siglo XIX. La directora del Museo de Bellas Artes de Badajoz relata que “en las noticias aparecidas en prensa previas a la inauguración del MUBA en 1919 se cuenta cómo el cuadro estaba desaparecido desde hacía varios años y que gracias a las pesquisas realizadas por Adelardo Covarsí consiguió recuperarlo, lo restauró y se incorporó a la exposición con motivo de la inauguración. El cuadro había sido robado por la mujer de un portero de la Diputación que se lo llevó en un carro”.

Publicado en ‘Nuevo Diario’, 6 de noviembre de 1919, y ‘Noticiero extremeño’, 20 de noviembre de 1919. El retrato está expuesto en la sala 27.

‘Retrato de Isabel II’, un óleo sobre lienzo atribuido a Vicente Barneto expuesto en el MUBA.

LA ESCULTORA Y EL MENDIGO

El MUBA alberga una de las mejores obras de Rosa Telesforo, ‘Juanito el Mendigo’, una escultura en escayola de 1945. Esta escultora realizó muchas restauraciones en distintas parroquias pacenses. Una de sus facetas más conocidas es la de la realización de retratos “y en este caso es el de un chico del que no tenemos noticia alguna pero que sirvió de modelo a la artista para realizar una de sus mejores obras. Ella misma firma el busto con el nombre del muchacho y nos señala su condición de mendigo en el propio título”. Expuesto en sala 13.

‘Juanito El Mendigo’, escultura de Rosa Telesforo, expuesta en la sala 13 del MUBA.

La colección del MUBA va desde el siglo XXI al siglo XVI, ya que el recorrido se presenta como un viaje al pasado, comenzando desde las piezas más actuales hasta las más antiguas. Las últimas dos piezas adquiridas recientemente son Ramón de Arcos y la pieza que aparece con el número uno en el primer inventario realizado por Adelardo Covarsí tras la creación del museo es ‘La Odalisca’ de Nicolás Megía. Esta pieza de 1884 y en 1892 ya pertenecía a la Diputación de Badajoz puesto que en esa fecha participó en la exposición organizada por la Diputación con motivo del IV Centenario del Descubrimiento de América.

¡Buen viaje por el MUBA!

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

2 Comentarios