Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Salvador Dalí (1904-1989) sentía verdadera pasión por La Divina Comedia de Dante Alighieri (1265-1321) desde que descubrió el libro en su infancia. Por ello disfrutó muchísimo cuando el gobierno italiano le encargó que ilustrara una edición especial de la obra universal del poeta florentino con motivo del 700 aniversario de su nacimiento. Inició el trabajo rápidamente, pero el encargo fue suspendido. Pero la cosa no quedó ahí.

Años después, entre 1960 y 1964, realizó 100 acuarelas que convirtió en una colección de xilografías (grabados en madera) que han recorrido numerosas ciudades y pueden verse en el Museo de Bellas Artes de Badajoz (MUBA) hasta el 20 de febrero de 2022.

Cuando se cumplen ahora 700 años de la muerte de Dante, el MUBA acoge la exposición ‘Dalí. La Divina Comedia’. Es una muestra de grabados que une dos universos particulares e individuales, el del pintor catalán y el del poeta florentino, en torno a una obra universal. Ambos artistas comparten infierno, purgatorio y paraíso, las tres partes de la obra que creó Danto y que plasmó Dalí en estos trabajos.

La exposición está dividida en tres series de 33 obras que corresponden a cada una de las tres partes del poema, y una más para la introducción.

Inauguración de la exposición ‘Dalí. La Divina Comedia’ en el Museo de Bellas Artes de Badajoz. Foto Santi García, Diputación de Badajoz.

LA OBRA DE DOS GENIOS, DANTE Y DALÍ, EN 100 XILOGRAFÍAS

Los grabados no sólo ilustran las escenas de La Divina Comedia sino que plasman la reflexión personal de Dalí sobre la naturaleza del ser humano y aporta su mundo surrealista y onírico.

“Esos falos volando, esos cuerpos mitad humanos mitad animales, ese mundo paranoico crítico que él mismo planteaba, se pueden ver en estos grabados que representan los cantos en que se divide el libro”, según explica Marisa Oropesa, comisaria de la exposición.

El encargo inicial por parte del gobierno italiano fue suspendido debido a problemas políticos y por la polémica suscitada porque el autor del proyecto no fuese italiano. “Lo veían como un español cercano a Franco y creían que no debía estar representando a Dante ni a los italianos. Se quedó con esa pena, porque de pequeño solía leer La Divina Comedia, que para él era una pasión”, explica Marisa Oropesa.

Pero Salvador Dalí culminó el proyecto y en 1964 se publicaron sus ilustraciones de La Divina Comedia junto al texto de Dante traducido al francés. Llegó a un acuerdo con el editor francés Joseph Forêt para publicar una edición de lujo. Les Heures Claires editaron la edición popular, en francés e italiano.

Esta una de las exposiciones más interesantes del momento, según la comisaria, no sólo porque se muestra un trabajo excepcional de Dalí sino que se conmemora a Dante cuando se cumplen 700 años de su muerte.

“Esta serie es una de las mejores que se ha hecho, dicho por los grandes expertos de las xilografías, algunas de ellas parecen auténticas acuarelas. Las xilografías son muy difíciles de conseguir, se precisa una madera especial, y Dalí estuvo presente en todas las planchas, 3.500 tacos para cada una de las acuarelas”, señala.

Un grabado de Dalí sobre La Divina Comedia.

“DALÍ SE SIENTE IDENTIFICADO CON DANTE EN MUCHAS COSAS”

“Hemos querido hacer un montaje tipo espejo, porque el tema del espejo Dalí lo llevó hasta lo más sumo de su producción. Dalí se siente identificado en muchas cosas con la obra de Dante, y una de ellas es el amor que Dante siente por Beatriz y él por su musa, Gala. Se ve claramente que Gala está en la muestra”.

Dalí acompaña a Dante en ese proceso tan doloroso que fue para él el destierro, ya que tuvo que exiliarse por problemas políticos y abandonar Florencia. “Pasó por ese infierno, ese purgatorio y ese paraíso, tres momentos de la vida filosóficos por el que todos pasamos”.

Esta exposición demuestra además “que Dalí esa uno de los mejores dibujantes de la historia”.

Es una ocasión única conocer esta colección privada con el sello de la D de Dalí y la D de Dante. La exposición viajará a distintas ciudades de Sudamérica.

El Museo de Bellas Artes de Badajoz abre de martes a domingo de 10:00 a 14:00 horas, y por la de tarde de 17:00 a 19:00 de martes a sábado. Cierra los lunes y los festivos 25 de diciembre y 1 y 6 de enero.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.