Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Donde aquel agosto de 1936 se oían gritos y disparos de balas, sonará ahora el estreno absoluto de ‘Disparos de luz’, una obra en memoria de las víctimas de la represión franquista del compositor extremeño José Ignacio de la Peña, que estrenará el 19 de abril la Orquesta de Extremadura (OEX), dirigida por Jordi Francés,  con el Coro de Cámara de Extremadura, convirtiendo el Palacio de Congresos de Badajoz en un verdadero Sitio de Memoria.

El Palacio de Congresos de Badajoz, sede de la Orquesta de Extremadura, se levantó en 2006 sobre la vieja plaza de toros de la ciudad, uno de los escenarios donde se produjo la conocida ‘Matanza de Badajoz’, perpetrada por las tropas de Franco cuando entraron en la ciudad en agosto de 1936. Este espacio acogerá el estreno de José Ignacio de la Peña, cuya obra pretende ser un monumento a las víctimas,  construido a base de notas musicales y poemas.

‘Disparos de luz’ es el resultado de un intenso proceso de creación y de una conjunción de obras y artistas que inspiraron al compositor de Villafranca de los Barros (Badajoz) y director del Conservatorio Profesional de Música “Esteban Sánchez” de Mérida.  José Ignacio de la Peña relata este emocionante proceso.

“Todo surgió tirando de un hilo que nunca se acababa”. La Orquesta de Extremadura le encargó una obra para orquesta y coro, sin más indicaciones, y él tomó como referencia el poema-objeto titulado ‘Disparos de luz’ de Antonio Gómez, todo un referente de la poesía experimental en Extremadura.  Esa obra representa una cartuchera de la Guardia Civil con lápices de colores ocupando el lugar de la pistola y se encuentra en el Museo Vostell-Malpartida. A partir de aquí se inició el “viaje” del compositor hacia otra obra del poeta visual catalán Joan Brossa, ‘Disparos de confeti’, que le llevó al Guernica de Picasso.

“Me paré bastante en el Guernica, la composición de mi obra está muy relacionada con esta de Picasso, en ella hay tres paneles donde las figuras están situadas en un sentido triangular, y en el sentido musical y matemático he hecho un triángulo, he cogido uno que se denomina triángulo de Pascal, que tiene una serie de referencias y unas cualidades numéricas. La estructura interna de mi obra tiene mucho de matemático y numérico”, explica.

La asociación del Guernica, Badajoz y la antigua plaza de toros le acercaron para documentarse a otros textos, como los que publicó el periodista portugués Màrio Neves sobre la ‘Matanza de Badajoz’, o el libro ‘La columna de la muerte’, del historiador Francisco Espinosa.

Mario Neves

“Con todos estos datos me puse en contacto con la Asociación para la Memoria Histórica de Extremadura y fue una aventura conocerlos y compartir el proyecto con ellos”. De todo este cúmulo de interacciones surgió el homenaje a Mário Neves.

El estreno de ‘Disparos de luz’ forma parte de las actividades que ha organizado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Badajoz para rendir un homenaje al periodista portugués Mário Neves (1912-1999), el corresponsal que atónito narró aquellos hechos, al considerarlo una figura indispensable para reconstruir el relato y ser “un ejemplo de reporterismo riguroso y comprometido del siglo XX”. En el acto celebrado ayer en la Diputación de Badajoz estuvieron presentes su hija María Emilia Neves y la periodista portuguesa Ana Luísa Rodrigues.

Estas actividades se complementan con la exposición en el Palacio de Congresos ‘Tras las Huellas de la Memoria Histórica en Extremadura’, que presenta un recorrido por la recuperación de la memoria histórica.

‘DISPAROS DE LUZ’, HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO 

José Ignacio de la Peña no encontró por casualidad la obra de Antonio Gómez. “Suelo utilizar muchos textos literarios de Antonio, tengo bastantes obras compuestas sobre material de Antonio. Mi anterior obra sinfónica que estrenó también la OEX, titulada ‘Desata el nudo que te ata’, está inspirada en un poema visual suyo con el mismo título. Me gusta mucho su trabajo y todo lo que sugiere su poesía”.

“Ha sido un proceso muy emocionante ir descubriendo, un recorrido en el que se me abrían puertas y tenía que seguir buscando. El estreno se pospuso el año pasado y he seguido añadiendo y profundizando, tenía la obra viva todavía en mi mente y seguía trabajando”, señala De la Peña.

Aunque para el compositor cada obra que crea supone un antes y un después en su carrera “porque en cada una buceo  e indago en un tema diferente, dejándome llevar por las emociones”, ‘Disparos de luz’ tiene algo diferente, “es una obra con una carga simbólica que no han tenido ninguna de las obras que he compuesto, en ella están presentes unos hechos que sucedieron y que no nos han contado realmente como sucedieron”.

“Conociendo la tarea de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura o de algunos historiadores, se puede ver que en este país hay muchas cosas que no se han hecho bien, cuando el pasado sigue estando tan presente”, añade.

Para este compositor extremeño la música es también un elemento reivindicativo, que en este caso reivindica la memoria histórica. “Muchos ciudadanos no conocen la historia del Palacio de Congresos de Badajoz ni lo que allí sucedió, hay una escultura a la entrada pero no está explicado, no hay un conocimiento real de lo que sucedió allí”. Recuerda que muchas voces clamaron en Badajoz porque la antigua plaza de toros se convirtiera en un  Sitio de Memoria, pero se derribó y en su lugar se levantó el Palacio de Congresos.

Pensando en todas esas personas, José Ignacio de la Peña anuncia que en el estreno de ‘Disparos de luz’ habrá un elemento sorpresa, sólo en el concierto de Badajoz (el día 20 de abril se estrena en Cáceres), que no ha querido desvelar. “Será bastante emotivo y poético, y muy importante para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y para Badajoz”, añade.

MÁRIO NEVES DISPARÓ LUZ SOBRE ‘LA MATANZA DE BADAJOZ’

“Soy el primer periodista portugués que entra en Badajoz tras la caída de la ciudad en poder de los rebeldes. Acabo de presenciar tal espectáculo de desolación y de pavor que tardará en borrarse de mis ojos…”. Así narró Mário Neves las escenas de horror que presenció en Badajoz en agosto de 1936 poco después de la toma de la ciudad a manos de las tropas franquistas.

El periodista portugués contó en el Diario de Lisboa cómo se sucedían en Badajoz los asesinatos múltiples, cómo la sangre corría por muchas calles y una columna de humo se divisaba desde las afueras. El 16 de agosto, una columna de humo blanco que ascendía a un kilómetro y medio de la ciudad de Badajoz atrajo la atención de un joven Mario Neves, la columna era de cadáveres incinerados. Eran amontonados en el cementerio, rociados con gasolina y quemados, según publicó.

Las únicas pruebas que existen sobre la Matanza de Badajoz en los días que siguieron a la ocupación fueron aportadas por varios periodistas extranjeros, casi todos procedentes de Portugal, entre ellos Mário Neves, que entonces tenía 24 años. Su última crónica del 17 de agosto fue prohibida por la censura portuguesa. Según publica el historiador Francisco Espinosa, los sectores progolpistas censuraron la labor de aquellos corresponsales que habían puesto al descubierto el tipo de guerra que se había iniciado en España.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.