Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Mientras en España los músicos se preguntan cuándo volverán a trabajar, el flautista extremeño Francisco López deja su confinamiento en Madrid y vuela hacia Noruega para tocar con su orquesta, la Orquesta Filarmónica de Oslo. Tras mes y medio confinado por la pandemia de coronavirus, el flautista placentino se prepara para su vuelta al escenario, eso sí, todavía no podrán tocar juntos los cien músicos que integran la plantilla ni hacerlo con el público en el auditorio. La crisis sanitaria también ha afectado a Noruega, aunque en menor medida que a España.

Francisco López, que se encuentra en excedencia en su trabajo en la Orquesta Sinfónica de Barcelona, donde tiene la plaza de flautista principal, reconoce sentir en estos momentos temor por la dura situación y pena por dejar atrás a su familia, “pero también siento entusiasmo por la vuelta al trabajo y el reencuentro con los compañeros”, explica.

Llegó de Oslo a Madrid en marzo para reunirse con su pareja y disfrutar de un viaje que habían previsto a Filipinas. “Y ese mismo fin de semana se declaró el Estado de Alarma y se cancelaron los vuelos. Me quedé en Madrid seis semanas”, relata.

CONFINAMIENTO CREATIVO: ARREGLOS PARA FLAUTA SOLA

Ese tiempo de confinamiento lo ha aprovechado para hacer algo creativo: componer y hacer arreglos de obras clásicas para flauta sola, como es el caso de ‘Recuerdos de la Alhambra’, de Francisco Tárrega, que es original para guitarra, o la obra ‘Asturias’ que escribió Albéniz para piano. También ha hecho videoclips, de los que no hay muchos en música clásica. Todo ello lo ha colgado en su perfil de Facebook y en su web.

Francisco López recibió una llamada de la Filarmónica de Oslo para que regresara al trabajo. Tras realiza numerosas gestiones y papeleo con las autoridades de España, Alemania y Noruega, pudo finalmente llegar ayer a Oslo, después de hacer escala y pasar una noche en Frankfurt. Ahora deberá permanecer 14 días aislado en casa. Su concierto será el 14 de mayo con otros ocho músicos de la orquesta en el auditorio de esta ciudad, al que le sucederán otros.

La Filarmónica de Oslo ha ideado una serie de conciertos de cámara, Mellomspill (Interlude), que sus músicos ofrecerán en vivo todos los jueves desde la Sala de Conciertos y que el público podrá ver online, hasta que se pueda completar la serie con toda la orquesta y tener a la audiencia en la sala.

‘INTERLUDE’, UN CICLO DE CONCIERTOS DE LA FILARMÓNICA DE OSLO SIN PÚBLICO EN LA SALA

Como obertura de la serie Mellomspill, la orquesta noruega encargó un nuevo trabajo para esta situación única al compositor georgiano Koka Nikoladze, que ha escrito ‘Pandemia’, una obra para que todos los músicos de la orquesta la tocaran individualmente y cuyo estreno mundial se emitió el miércoles 22 de abril. “Ha sido una locura, lo hicimos cada uno de los cien músicos desde casa, nos pidió un vídeo a cada uno tocando una sola nota y nos ha puesto a los cien en la pantalla”, explica.

En Noruega no se ha decretado el Estado de Alarma ni se ha obligado por parte del Estado al confinamiento igual que en España. “Los noruegos pueden salir a la calle, pero tienen que hacer el distanciamiento social en la calle, pueden estar con gente pero a más de dos metros, y no pueden estar en un sitio más de 15 minutos”, según el músico extremeño.

ENSAYOS MÁS CORTOS Y MÚSICOS SEPARADOS DOS METROS

“Las normas para trabajar con la Orquesta obligan a mantener dos metros de distancia entre los músicos en el escenario, quitarse los zapatos y cambiarlos por otros que no hayan pisado la calle o meter los pies en bolsas, limpiarse con gel hidroalcohólico las manos, no utilizar las taquillas, y otras normas de seguridad sanitaria como las que están realizando en España todos los que van a trabajar”, según el flautista.

Al Auditorio de Oslo, que no pertenece a la orquesta, se accede con tarjeta, y los ensayos se acortan, serán de dos horas. “Todo esto resulta raro porque los músicos estamos acostumbrados a tocar todos muy juntos en el escenario”.

Francisco López considera que este nuevo formato de conciertos online es útil para mantener activas a las orquestas y darles visibilidad. “A corto plazo está bien pero no es rentable, no tiene muchas salidas, porque las orquestas viven de sus taquillas y de acciones con otros colectivos y asociaciones”.

Para este músico de Plasencia (Cáceres), artista residente de la Orquesta de Extremadura, la situación que se está viviendo a causa de la pandemia está obligando a cambiar la forma de trabajar para intentar llegar a la gente de otra manera. “Y se pueden hacer cosas interesantes y creativas”, añade.

flautista Francisco López
El flautista placentino Francisco López reanuda su trabajo con la Filarmónica de Oslo.

En el caso de los músicos de música clásica reconoce que la situación es bastante difícil en estos momentos. “En la Filarmónica de Oslo los músicos decidimos donar la beca que concedieron a la orquesta por su centenario a la asociación de músicos freelance (autónomos). Era un dinero que se iba a destinar a grabaciones, formación o cosas así. Es un gesto bonito y solidario pero que no soluciona la situación”.

UN SINDICATO PARA MÚSICOS DE CLÁSICA AUTÓNOMOS

Francisco López no es partidario, según cuenta, de la caridad. “Hay que pensar en medidas definitivas y en el conjunto del colectivo”. Cree que podría facilitar las cosas a los músicos, muy especialmente a los que trabajan como autónomos, unirse y crear un sindicato específico que les defienda. “En España funciona el sálvese quien pueda y cobran muy poco comparado con Noruega”. El apoyo del Ministerio de Cultura es también necesario.

Otra de las claves que plantea para hacer frente a situaciones extremas como la actual es “pensar en la colectividad, en el bien común, no en los individualismos, y promover lo positivo en lugar de aferrarse a lo negativo”.

Francisco López, que durante años ha trabajado en la Orquesta de la Ópera de Gotemburgo, en Suecia, y con la Orquesta Sinfónica de la Radio Danesa, recuerda la cultura de algunos de estos países, impregnada por la Ley de Jante, una ley ficticia con una serie de normas que desaprueban que una persona se considere mejor (en inteligencia, fuerza, belleza, o cualquier otra cualidad o habilidad) que las demás, siempre buscando una igualdad real y una justicia social.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.