Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

La soprano extremeña Carmen Solís descubre la obra menos conocida de Giuseppe Verdi en ‘La seduzione’, el nuevo disco que ha grabado con el pianista vasco Rubén Fernández Aguirre y que reúne 15 canciones del notable compositor italiano de óperas. En estas canciones de cámara para voz y piano está representada la música del compositor en toda su magnitud, “se puede oír a la orquesta, la entrada del coro…, todo resumido en las teclas del piano y la voz”, explica la cantante, que pasa el tiempo de confinamiento en su casa en San Lorenzo de El Escorial.

La pandemia de coronavirus interrumpió la presentación de ‘La seduzione’, el segundo trabajo discográfico de Carmen Solís tras el CD ‘Nana’ (Brilliant Classics), una recopilación de canciones de cuna española y latinoamericana que grabó con el pianista extremeño Eduardo Moreno en 2016. En este nuevo proyecto ha participado el productor musical de IBS Classical Francisco Moya.

La idea de ‘La seduzione’ surgió de Rubén Fernández, con el que Carmen Solís trabaja desde hace siete años. “Buscando repertorio Rubén lo tuvo muy claro, quería preparar este repertorio conmigo y hacer un disco. La razón principal es que no hay ninguna voz española que haya grabado un monográfico de canciones de Verdi. Él decía que yo tenía una voz verdiana estupenda, he cantado el Réquiem de Verdi y también ‘Il trovatore’, y lo vio claro.”, explica.

“A mí me sonaban de oídas estas canciones pero nunca las había estudiado. Me dio la partitura y me emocioné enseguida, aunque es muy duro vocalmente. No se puede hacer un concierto entero con esta música, no es abarcable vocalmente”, añade la soprano, artista principal invitada de la Orquesta de Extremadura la pasada temporada.

La seduzione
El pianista Rubén Fernández Aguirre.

CANCIONES CON LAS QUE VERDI SEDUCÍA AL PÚBLICO

Después de investigar, seleccionaron 15 canciones de las 25 que encontraron, la mayoría desconocidas y de temática dramática.  “Hemos elegido estas  porque son las que más nos han gustado y porque a mí y a mi voz le iban bien”.

‘La seduzione’ es el título de una de las canciones que contiene el disco, la preferida de la soprano, según confiesa.  Es además un título muy representativo porque Verdi componía estas canciones no para darse a conocer como compositor de cámara, sino para promocionarse como compositor de óperas. “Realmente lo que quería Verdi con estas canciones era seducir al público para vender óperas”.

En aquella época, cuando no había otra forma de hacer publicidad de la música, los compositores hacían pequeñas obras para voz y piano, una especie de muestrario de lo que luego ellos querían componer. “Se hacían reuniones de salón a las que iba gente adinerada y allí las daban a conocer. Si a alguien le gustaba Verdi le proponía hacer con eso una ópera. Lo hacían todos, también Bellini, que tiene muchas canciones de cámara, Donizetti y Puccini”.

‘LA SEDUZIONE’: CADA CANCIÓN ES UNA ÓPERA EN MINIATURA

La esencia de Verdi está en cada una de estas canciones. “Vocalmente cada canción se afronta como si cantaras un aria de ópera con orquesta y coro. Es por eso por lo que no se interpretan estas canciones en conciertos, porque son muy duras de interpretar. Para poderlas cantar hay que tener cierta madurez a nivel vocal y profesional”, según Carmen Solís.

“Cada una de estas canciones son como una ópera en miniatura, especialmente ‘L’esule’ (la número 8 del CD), que define muy bien el disco, tiene su introducción, su recitativo, su aria, su cavatina…es como un aria grande de cualquier ópera de Verdi”, explica.

‘La seduzione’ seduce en estos días de confinamiento. El disco puede adquirirse a través de IBSS Classical y también se puede encontrar en Spotify.

Carmen Solís
La soprano extremeña Carmen Solís estrena nuevo disco: ‘La seduzione’.

UNA SOPRANO CON VOZ VERDIANA QUE REHÚYE DE LOS ENCASILLAMIENTOS

Una voz verdiana precisa de cualidades y estilo para poder expresar todos los matices que requiere la música de Verdi. Es una voz que, según la soprano pacense, puede enfrentarse a una orquesta grande, a la vez que tiene que tener cierta versatilidad y flexibilidad en graves y agudos.

“La mayoría de los roles femeninos de Verdi no están destinados a un tipo de voz concreta, en una misma ópera te encuentras con muchos tipos de voz. Para cantar en La Traviata el rol de Violeta lo tendrían que hacer tres sopranos diferentes, la del primer acto es una soprano ligera, para el segundo acto debería ser una soprano lírica y la del tercero una soprano dramática. Hay que tener facilidad para todos estos matices. Las de Verdi suelen ser más sopranos dramáticas”.

Sin embargo, a Carmen Solís no le gusta demasiado “encasillar” a las sopranos por las características de las voces. “Lo que hay que ver es si se puede hacer o no se puede hacer un rol. Las sopranos de antes cantaban de todo, antes no existía ese encasillamiento, eso me parece demasiado moderno, y es un error tenerte que especializar”.

La voz de esta soprano extremeña evoluciona con los años, se siente cada vez más a gusto en los roles con mayor potencia y disfruta tanto cantando ópera como zarzuela. Una evolución que ha visto y vivido su público de Badajoz, “ellos han escuchado mi voz desde que estaba en la Escolanía con 7 años hasta hace unos meses”. Pero como ella misma reconoce, no sólo cambia la voz, la voz es sólo un músculo, “también la experiencia, la seguridad que da haber salido mucho al escenario y haberte enfrentado a problemas se nota también en el resultado final de tu trabajo”.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.