Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Música para la inclusión, la diversidad, la diversión, la protesta… ¿Cuántas utilidades puede tener la música? En el escaparate que es MUM, las Jornadas Profesionales de la Música de Extremadura que se celebran del 21 al 24 de octubre en Mérida, hay música extremeña para todos los gustos. Entre ellas, música terapéutica, como la que presenta Silvia Núñez en la Metodología SINUDI, patentada por esta extremeña. Ha demostrado científicamente que a través de la música se consigue una importante mejora cognitiva en pacientes con TDAH y Alzhéimer. También el mestizaje musical se presenta de la mano de la bailaora Fuensanta Blanco y el músico portugués Tó Zé.

Desde hace seis años, Silvia Núñez, músico de profesión, profesora en el Conservatorio Profesional de Mérida y doctora por la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Alcalá de Henares, trabaja implementando la metodología SINUDI, que ha desarrollado tras doce largos años de investigación.

“Se trata de una metodología neuropsicológica musical que intenta rehabilitar y potenciar las habilidades cognitivas superiores como la atención, la memoria y el lenguaje a través de unos patrones musicales”, según explica. SINUDI ha sido el objeto de su tesis doctoral, presentada recientemente y por la que ha obtenido sobresaliente unánime ‘cum laude’ en la Universidad de Alcalá de Henares.

DOBLE TAREA: UNA NUEVA ASIGNATURA Y EL ESTUDIO CON PACIENTES

Este trabajo lo lleva a cabo dentro del Proyecto NeuroRedes, surgido en el año 2016 de la mano de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Mérida y el Conservatorio Profesional de Música ‘Esteban Sánchez’ de esta ciudad para abrir las puertas de este centro musical a personas con discapacidad.

La tarea de Silvia Núñez consiste en impartir en los dos últimos cursos del conservatorio profesional la asignatura Neuropsicología de la Música, patentada por ella y donde están las bases teóricas de su metodología. “Estos alumnos, una vez han adquirido las herramientas y la base teórica y técnica, la aplican ellos mismos en sus prácticas con personas con discapacidad del Proyecto NeuroRedes, con enfermos de Alzheimer y pacientes del Hospital de Rehabilitación  Neurológica Casaverde de Mérida”.

Además, Silvia mantiene con estas personas sesiones semanales de estimulación neuronal con el apoyo de una psicóloga. “NeuroRedes y el método SINUDI son dos grandes proyectos que no se entenderían el uno sin el otro”, señala esta músico especialista en  Neuropsicología de la Educación y en Musicoterapia.

Alumnos de la asignatura Neuropsicología de la Música y niños del Proyecto NeuroRedes en el Conservatorio de Mérida.

“LOS MÚSICOS SON DESCONOCEDORES DEL BINOMIO MÚSICA-CEREBRO”

Para Silvia es una gran satisfacción poder presentar en el marco de la MUM su metodología y los resultados del trabajo científico desarrollado, avalado en su tesis, que cada vez empieza a interesar a más profesionales, sobre todo de la enseñanza y la sanidad. “Pero los músicos son todavía los grades desconocedores del binomio música-cerebro”, añade.

La presentación se llevará a cabo en la jornada técnica ‘Música para Todos y para Todo’ prevista para el 21 de octubre en el Centro Cultural Alcazaba a las 10:00 horas.

Silvia confía en que la publicación de su tesis, que se sustenta en la neurociencia y la neuropsicología, sea la base para visibilizar estos conocimientos y abra nuevas líneas de investigación.

Los resultados de estos seis años aplicando su metodología con estas personas ponen de manifiesto que “el cambio experimentado ha sido grande, consiguen más atención, más memoria y psicomotricidad, tanto fina como gruesa. Se inician en el piano, el violín y diferentes instrumentos de percusión”, explica.

UNA MEJORÍA DEL 1.666 POR CIENTO EN NIÑOS CON TDAH

“Se ha visto una mejoría del 533 por ciento en niños sin TDAH y de un 1.666 por ciento en niños con TDAH. Los resultados son muy llamativos. Se ha conseguido a través de unos patrones rítmicos repetidos, continuados”, según afirma Silvia.

Su asignatura también ha sido beneficiosa para los alumnos del Conservatorio Profesional de Mérida. “Esta asignatura hace que el músico amplíe sus miras y conozca aún más los efectos de la música, no sólo desde un aspecto artístico sino también desde un aspecto terapéutico. Le beneficia a él mismo porque le ayuda a entender los procesos mentales que ocurren cuando crean música y lo que puede llegar a repercutir en otra persona”.

El contacto de estos alumnos de 16 o 17 años con personas del proyecto NeuroRedes, con las que interactúan y de las que también aprenden, les reporta muchos beneficios. “Salen más maduros, más empáticos y más ligados a una sociedad real donde hay una diversidad en todos sus campos”.

La bailaora extremeña Fuensanta Blanco y el músico portugués Tó Zé.

FUENSANTA BLANCO Y TÓ ZÉ: MESTIZAJE MUSICAL EN MUM

Otra de las manifestaciones musicales que se pueden encontrar en la quinta edición de la MUM tiene que ver con el mestizaje musical, como el espectáculo que presentarán el 22 de octubre en el Templo de Diana, a las 20:30 horas,  la bailaora Fuensanta Blanco y el músico portugués Tó Zé bajo el título ‘Raya’.

Este proyecto es el resultado de la residencia artística que ha disfrutado la bailaora extremeña en Évora y que ha supuesto, según relata, “un encuentro entre España y Portugal, pero sobre todo una fusión de dos conceptos artísticos diferentes”.

Ambos artistas no se conocían pero enseguida conectaron e iniciaron un proceso de creación que ha resultado muy satisfactorio para ambos, según Fuensanta. “Al principio creí que costaría bastante el proceso al ser dos mundos tan diferentes y porque los compases irregulares de Zó Té nos resultan muy complejos a los flamencos, pero ha sido asombroso el mestizaje musical”, señala.

Fuensanta es una joven artista flamenca que se ha formado con grandes bailaores como María Pagés, la Lupi, Olga Pericet, Eva Yerbabuen, Juan José ‘El Junco’  o Antonio Canales, y ha dirigido sus propios espectáculos. Además ha compaginado el flamenco con los estudios de danza española. En la actualidad estudia el Grado Superior de Pedagogía del Baile Flamenco en el Conservatorio Superior de Danza ‘María de Ávila’ en Madrid.

Tó Zé (Antonio Bexiga) es un músico de Évora que estudió piano y guitarra clásica, y más tarde guitarra jazz. Ha pasado por varios proyectos, desde el rock hasta la música experimental, la fusión y la música improvisada. Tras descubrir la música raíz y el placer de darle la vuelta, se ha dedicado en los últimos años a explorar el repertorio tradicional y un instrumento en particular: la viola campaniça (viola de alambre portuguesa), que ha situado en diferentes contextos musicales.

FLAMENCO CON VIOLA DE ALAMBRE PORTUGUESA

La música de Tó Zé y el baile flamenco de Fuensanta se han encontrado en una Raya imaginaria y en un contexto contemporáneo en el que tradición y experimentación se dan la mano. “Yo me he adentrado en la música de Antonio y hemos hecho una deconstrucción de sus creaciones para crear otras nuevas los dos. El resultado ha sido impresionante”.

En este mestizaje musical se han fundido el folclore portugués y el flamenco en un espectáculo en el que dialogan la música electrónica, la viola portuguesa o los cascabeles.

Fuensanta espera que esto sólo sea el inicio de un espectáculo completo y que se amplíe la colaboración con nuevos proyectos y que la MUM sirva de lanzadera para ello. Participar en esta residencia en Évora ha supuesto para ella una nueva forma de aprendizaje y de inspiración. “Lo mejor de la residencia es que desconectas de todo para recluirte y sumergirte únicamente en el proceso de creación”.

Encuentros profesionales en la MUM.

MUM, UN ESPACIO DE CONTACTOS PARA LA CREACIÓN MUSICAL

Para la bailaora emeritense, «la MUM es una feria fundamental para los artistas, aunque aún lleva pocos años y necesita algo más de tiempo para crecer y alcanzar el nivel de otras grandes ferias”.

Recuerda que en ediciones anteriores no consiguió que contrataran el espectáculo que llevó a la MUM, “pero sí conocí a muchos músicos y artistas con los que luego sí he colaborado y tengo ahora mucha relación. Creo que las relaciones funcionan y ha sido un acierto celebrar la MUM este año en Mérida. Es un paso más para que crezca”.

Fuensanta fue con la MUM a actuar al Centro Cultural Antonio Machado de Colonia (Alemania). Y recientemente ha sido representada en la Feria Mediterránea de Manresa por Natalia Pizzuto, una de las agentes artísticas que han pasado por la MUM.

 

 

 

 

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.