Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

El año flamenco extremeño tiene nombre de mujer. 2017 fue inaugurado en enero por las mujeres de ‘Meshtura’ en el XXVII Festival de Flamenco de Nimes (Francia) y lo cerrarán las voces de tres flamencas extremeñas en la plaza Alta de Badajoz, cuna de grandes artistas y centro neurálgico de los palos autóctonos. Ha sido este el año de las flamencas extremeñas, esas mujeres que pese a las dificultades han recogido el testigo y han defendido con valentía su espacio en este mundo complejo y apasionante de compases y tonás. La última en tomar la palabra este año será la cantaora y flamencóloga cacereña Raquel Cantero.

Ella será la encargada de cerrar el Ciclo ‘Mujer y Flamenco’, incluido en la programación de flamenco de la Consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura, el 22 de diciembre en el Centro Regional de Flamenco de la Plaza Alta de Badajoz a las 20:00 horas. La conferencia ilustrada que ofrecerá se titula ‘La mujer en el Flamenco’.

“El flamenco no sería flamenco sin la intervención de la mujer, no sólo por lo que la mujer ha aportado en maneras interpretativas y formas estilísticas, sino porque la mujer ha desempeñado un papel fundamental en la transmisión de los cantes”, asegura Raquel Cantero, miembro de una saga de reconocidos cantaores de Cáceres (su padre es Eugenio Cantero y su madre Nina Díaz). Raquel ha buceado más allá del cante, lo ha investigado. Es la primera cantaora doctora en flamencología de Extremadura. Se doctoró por la Universidad de Sevilla y su tesis doctoral se centró en la saeta extremeña.

“La consideración que se ha dado a la mujer en el flamenco, se aprecia incluso en las letras de las canciones, es bastante machista”, según Cantero, aunque reconoce que “no ha habido más machismo en el mundo del flamenco que en otras artes, el grado de machismo es el mismo, porque todo es producto del contexto sociocultural y del patriarcado que nos ha tocado vivir”. Sin embargo, agradece que eso haya cambiado.

“Las mujeres flamencas estamos ahora en un buen momento, se ha producido un cambio social y de mentalidad importante, aunque aún queda mucho por hacer”. Actividades como el Ciclo ‘Mujer y Flamenco’ son, en su opinión, muy positivas para reivindicar el papel de la mujer en el flamenco.

Cantero, que imparte clases en el Conservatorio de Murcia, hablará en este ciclo de flamencas extremeñas de la mujer en el flamenco y de sus aportaciones, así como de determinados estilos recreados por mujeres, como el cante por soleá de Mercedes La Corneta, una cantaora jerezana del siglo XIX, que también tocaba la guitarra y recreó hasta siete variantes diferentes, la Niña de los Peines o la Niña de la Puebla. “En Extremadura más que recreación de estilos lo que hay son formas muy personales de interpretación, como hacen La Flora o La Marelu, que tienen una forma muy personal de interpretar los tangos y jaleos extremeños”.

LA RATITA: “LA HISTORIA DEL FLAMENCO LA HAN ESCRITO MUJERES VALIENTES”

Otra de las flamencas extremeñas que ha pasado por este ciclo es Pilar Villarejo ‘La Ratita’, que dedicó su conferencia ilustrada el 14 de diciembre a los villancicos flamencos. Con su desparpajo habitual La Ratita sentencia: “El flamenco sin las mujeres no existiría. El sello que hemos puesto las mujeres en el flamenco es tan esencial o más que el que ha puesto el hombre”.

La Ratita, cacereña afincada en Navalvillar de Pela desde hace más de 20 años, recurre a momentos del pasado para explicar cómo era la situación de la mujer flamenca hasta no hace mucho. “A mí llegaron a decirme en una ocasión, cuando tenía 17 años y quería cantar a toda costa, que me fuera a la cocina a fregar sartenes, y aquello se me grabó”. Pero los obstáculos sólo han dado a las flamencas extremeñas fuerza y valentía para seguir adelante.

flamencas extremeñas
Pilar Villarejo ‘La Ratita’, en el Ciclo ‘Mujeres y Flamenco’ organizado por la Junta de Extremadura en el Centro Extremeño del Flamenco en la plaza Alta de Badajoz. Foto: OTO.

“La historia del flamenco está llena de mujeres valientes de las que nos sentimos orgullosas y de las que tenemos que aprender mucho”. Recuerda a Tía Anica ‘La Piriñaca’, la Paquera de Jerez, la Niña de los Peines, Josefa ‘La Negra’ (hija de Porrina de Badajoz), La Marelu y otras muchas que han escrito la historia del flamenco, en unos momentos difíciles, “hasta no hace muchos años si eras cantaora eras considerada una cualquiera”.

Pero La Ratita asegura que “ya se ha dignificado el flamenco, y también a las mujeres flamencas. Han cambiado muchos las cosas, gracias también a labor institucional y la de mucha gente que ha peleado por los derechos de la mujer, se han creado consejerías de Igualdad y se ha conseguido que a las artistas se nos respete”, añade.

La Ratita da a todos los palos. Entre risas afirma que tiene uno de los repertorios más amplios, lo mismo se arranca con la toná más antigua que con la rumba más moderna, “según requiera el evento”, pero ella nació para el flamenco puro, es lo que más le gusta. Suele decir al público que de todo su repertorio su especialidad es el cante por seguiriya, “la seguiriya es la banda sonora de mi hogar”.

ESTHER MERINO: “EL FLAMENCO ESTÁ AÚN LEJOS DE LA PARIDAD”

Esther Merino, la cantaora de Gévora (Badajoz) que acaba de hacerse con uno de los premios importantes del flamenco, el Melón de Oro 2017 en Lo Ferro (Murcia) a la Cantaora más Completa, cree que el flamenco está aún “lejos de la paridad”, tanto en el caché como en la presencia de las mujeres en las programaciones de peñas flamencas, festivales y teatros, “aunque en calidad artística estemos igualados hombres y mujeres, y en muchas ocasiones los superemos”. Merino, fue otra de las flamencas extremeñas del Ciclo ‘Mujer y Flamenco’, que abrió con un recital.

Esta cantaora, que ha cosechado una treintena de primeros premios, algunos de ellos en el Concurso Internacional de Cante de Las Minas, cree que se debería promover la paridad, “o al menos acercarse a ella” y fomentar desde las administraciones la presencia de las mujeres extremeñas flamencas en espectáculos y festivales, estableciendo ayudas directas a los promotores para la contratación y también a las propias artistas para salir fuera de Extremadura. Merino considera necesario apoyar la presencia de estas mujeres en festivales nacionales.

Las nuevas generaciones de flamencas lo tienen más fácil que lo tuvieron las generaciones anteriores, están muy preparadas porque hay formación y hay más medios al alcance, según Esther Merino, quien advierte sobre la afición. “Hay mucha afición joven, pero no se encuentran en las peñas flamencas, donde la media de edad es muy elevada, sin embargo en teatros, festivales y locales de ocio donde se puede disfrutar de flamenco la media de edad baja”.

2017, UN AÑO DE FLAMENCO EN EXTREMADURA

Y es que las mujeres han sido las “auténticas garantes y guardianas del flamenco”, como ha manifestado en alguna presentación la Secretaria de Cultura, Miriam García, que en nombre de la Junta de Extremadura ha defendido y reivindicado el papel de las extremeñas flamencas  dentro y fuera de España, como hizo en Portugal o en Nimes. En la ciudad francesa presentó en el 27º Festival de Flamenco de Nimes ‘Meshtura’, en enero,  un espectáculo creado y representado únicamente por mujeres, siete artistas dirigidas por el bailaor y coreógrafo extremeño Jesús Ortega.

‘Meshtura’, un original montaje creado por flamencas extremeñas, como las bailaoras Zaira Santos y Eva Soto; las cantaoras Vicky González y Nane Ramos; Sara Castro (guitarra), Rosa Escobar (viola) y Miriam Cantero (percusión)-, que gustó mucho al público de Nimes. Estas mujeres realizan un recorrido a través del cante, el baile, la música y la escenografía por emociones y sentimientos vitales, como una alegría, una tragedia y una pasión, ante más de 800 espectadores.

Otra mujer protagonizó el pasado 3 de diciembre la XIII edición del Festival Flamenco de las Minas de Aldea Moret de Cáceres, donde sonó la voz de Antonia Contregas, Lámpara Minera del Festival de Cante de las Minas de La Unión (Murcia), acompañada al toque por Juan Ramón Caro.

El flamenco es una de las señas de identidad cultural de Extremadura, no en vano esta comunidad autónoma encabezó junto a Andalucía y Murcia la candidatura del flamenco como patrimonio inmaterial de la humanidad. Además ha aportado grandes artista y dos palos propios autóctonos de la región: los tangos y los jaleos extremeños.

Esta es la carta de presentación con la que Extremadura recorre los principales escenarios del flamenco orgullosa de ser la tierra de Porrina de Badajoz, de la Familia Vargas, de la saga Cantero de Cáceres o de Celia Romero y Miguel de Tena, las dos lámparas mineras extremeñas, entre otros muchos flamencos y flamencas extremeñas.

Festival Flamenco y Fado
Espectáculo ‘Familia Porrina’ en el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz en julio de 2017.

En el Festival Flamenco de Heritage de Portugal la comunidad extremeña estuvo presente el pasado mes de octubre con el espectáculo ‘Raíces, Extremadura Flamenca’, basado en los cantes autóctonos a cargo de los guitarristas Miguel y Juan Vargas, los cantaores ‘La Kaita’ y Alejandro Vega y al baile ‘El Peregrino’.

En el Festival de Flamenco de Bruselas, celebrado en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (BOZAR) en marzo, también sonaron los tangos y jaleos extremeños con el guitarrista  Miguel Vargas, que ofreció una exitosa clase magistral, acompañado de Juan Vargas, a la guitarra, y Francisco Escudero Márquez ‘El Perrete’, al cante.

Dentro de Extremadura, dos de los grandes festivales dedicados al flamenco que promueve la Junta de Extremadura son el Festival Flamenco de Cáceres y el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz. Este año, el guitarrista Juan Manuel Moreno, natural de Carcaboso, abrió la XLIII edición del certamen cacereño, uno de los más antiguos de la región, mientras que en el de la capital pacense se rindió un homenaje a Porrina de Badajoz con un espectáculo inédito titulado ‘Familia Porrina’, en el que participaron los herederos de esta estirpe de artistas flamencos.

El flamenco extremeño goza de una muy buena salud y tiene nuevos planes para el 2018. Los flamencos de Extremadura estrenarán el 2018 en su cita francesa en Nimes. ¡Buen año y larga vida al flamenco!

FOTOS 1 Y 2 DE ‘LA RATITA’: OTO
FOTO 3: FESTIVAL FLAMENCO Y FADO BADAJOZ 

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.