Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

La maternidad llevó a Ana Moríñigo por otros derroteros bien distintos a los imaginados. Su trayectoria artística como guitarrista clásico cambió de rumbo, entre pañales y tomas de biberones se vio componiendo música y creando cuentos para su pequeña Alba, a la que cuatro años después siguieron los gemelos Elah y Alex. Lo que inicialmente comenzó como un juego terminó por convertirse en su verdadera vocación: crear música y cuentos para niños. El 22 de diciembre Ana Moríñigo volverá a reencontrarse con su público en el Palacio de Congresos de Badajoz, donde acompañará a la Orquesta de Extremadura (OEX) y al coro infantil Amadeus-IN en ‘Lila, el color de la Navidad’, la gala solidaria que se celebrará a beneficio de la Asociación Extremeña de Musicoterapia (AEXMU).

“En esta ocasión no canto, he escrito el guion de ‘Lila, el color de la Navidad’, que hace de nexo en el concierto que ofrecen la OEX y el Coro Amadeus-IN. Es una historia de una duende un poco estrafalaria a la que echan del reino de Papa Noel porque la lía parda”, relata entre risas Ana Moríñigo, que alterna estas actividades con su trabajo como profesora de guitarra en el Conservatorio Oficial de Música de Almendralejo.

“Es una historia muy divertida con un personaje que está como una cabra pero con un mensaje claro sobre lo que significa la Navidad, alejado del concepto comercial. Se establece un juego con el público y los niños, la gala está dirigida al público familiar”, añade. Ana Moríñigo, que aparecerá caracterizada de duende con body painting de color lila, reconoce que le hace una ilusión tremenda esta participación como guionista y actriz, “me encanta hacer el payaso con los niños”.

La vida de Ana Moríñigo bien podría ser el argumento de uno de sus cuentos. El de una guitarrista formada en el Conservatorio Superior de Música “Bonifacio Gil” de Badajoz y con estudios de postgrado realizados en Barcelona que se dio a conocer ante el  gran público con su hija Alba, cuando ésta tenía 5 años, y no precisamente con el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo sino contando y cantando las historias de Pepe el pirata, Mimo el fantasma y Ada el hada de los sueños. “Alba ha sido el motor de todo mi mundo musical infantil y lo sigue siendo, me gusta mucho seguir compartiéndolo con ella”, señala.

Cuando nació Alba, su primera hija, Ana se volcó en su educación, adentrándose en mundos musicales desconocidos hasta el momento para ella. “Yo le escribía letras de historias y ella empezó a cantar los temas que yo le componía. Así surgió ‘Los mundos de Alba’. Fue a partir de ahí cuando empezó a interesarme el mundo musical infantil”.

Casi sin darse cuenta empezaron a hacer pequeñas actuaciones para amigos y familiares hasta que el Festival Ibérico de Música en el 2014 les propuso hacer ‘Los mundos de Alba’  ante el público. Un concierto en el que ambas, acompañadas por la guitarra y el ukelele, cantaron historias que ocupan y preocupan a una niña de 5 años. Fue un éxito rotundo. De tal manera que al año siguiente ‘Los mundos de Alba’ se estrenó en formato orquestal, con arreglos de Antonio Risueño, por la Orquesta de Extremadura (OEX) bajo la dirección de su titular Álvaro Albiach en el Palacio de Congresos de Badajoz.

Ana Moríñigo
Ana Moríñigo y Álvaro Albiach con la Orquesta de Extremadura en ‘Los mundos de Alba’.

Por entonces, Ana Moríñigo ya estaba liada con otro espectáculo de música y danza que ha cosechado también muchos éxitos, ‘Oniria, el musical’, un proyecto del Conservatorio Oficial de Música de Almendralejo en el que participaron un centenar de niños y jóvenes de 8 a 16 años, entre orquesta, coro y solistas, con música y letra originales, vestuario y atrezo propios. Ana escribió el guion y participó en la composición de la música junto a otros compañeros suyos.

ANA MORÍÑIGO: “LOS NIÑOS DEBEN EJERCITAR MÁS SU IMAGINACIÓN”

“Todo esto ha enriquecido mi vida profesional, soy guitarrista clásico pero yo no cambiaría todo esto que he descubierto por un concierto de guitarra clásica en solitario”. Y es que a Ana le divierte la improvisación, incluso los errores que se pueden cometer en el escenario, algo menos permitido en la música clásica.

Está contenta con lo que hace.  “Lo que más me llena es crear, hacer cosas con los más pequeños y enfocar todo ello a la estimulación temprana, para que desarrollen su creatividad y su imaginación”. Por ello participa en talleres de cuentacuentos musicales y anima a través de su trabajo a los más pequeños a acercarse a la música y a los libros.

“Estamos en un mundo muy digital y les cuesta mucho a los niños sentarse a imaginar, es una lucha continúa, me preocupa que pasen tanto tiempo con las pantallas y no les llame la atención el papel, me gustaría que les llamara la magia del papel y que ejercitaran más la imaginación y la creación”, señala.

También le gustaría que se adelantara la edad estipulada para entrar en los conservatorios y los niños pudieran acceder de manera oficial a las enseñanzas elementales con cuatro años, para aprender música en movimiento y educación temprana. “Es muy importante,  porque a esa edad los niños se van formando sin darse cuenta, jugando, y cuando llegan a primero de lenguaje musical estén ya preparados, tienen una serie de conocimientos adquiridos que les facilitará la formación musical”.

Entre tanto niño y tanta fantasía Ana sentía la necesidad de contar sus propias historias y experiencias vitales acompañada de su guitarra, crear su propio espacio, y así surgió ‘Huellas’, su primer disco en solitario que la pasada primavera vio la luz y en el que explora emociones, recuerdos, miedos, sueños…historias de una vida sencilla. Para el 2018 prepara un nuevo trabajo discográfico, pero esta vez acompañada de otro guitarrista, Óscar López, con el que forma un dúo de guitarras y voz llamado Del Revés. Él compone música y Ana las letras.

Mientras tanto, la pequeña Alba vive en sus mundos que por ahora son el cole, el conservatorio y la academia de danza. “Alba es una esponja y todo le llama la atención, ella está creando Los mundos de Elah, su hermana, crea su música y sus letras”, apunta Ana Moríñigo, a la que a veces también acompañan en sus historias sus gemelos Elan y Alex. El 22 de diciembre la veremos en ‘Lila, el color de la Navidad’ por una causa generosa.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.