Comparte el artículo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Inma Chacón podría ser la protagonista de una de sus novelas. Su historia es la de una mujer a la que su hermana gemela, la escritora extremeña Dulce Chacón, le encarga poco antes de morir que escriba una historia que tiene en mente. Inma hace realidad los deseos de su hermana y publica ‘La princesa india’. Ese encargo hace que la vida de esta profesora de universidad dé un giro y se convierta en escritora de éxito. En el 2011 fue finalista del Premio Planeta con ‘Tiempo de arena’. En estos momentos se encuentra en plena promoción de su sexta novela, ‘Tierra sin hombres’, de la que nos habla en esta entrevista en la que también recuerda a su hermana Dulce.

La última novela de Inma Chacón es también una historia de separaciones, de mujeres que se quedan solas y tienen que hacer frente a las adversidades de la vida. “En ‘Tierra sin hombres’ se habla de las mujeres gallegas de principios del siglo XX que ven partir a sus maridos a hacer las Américas y tienen que tirar ellas solas de la casa, de los hijos, de las tierras…en unas condiciones bastante penosas”, explica la escritora extremeña en un paréntesis entre sus clases en la Universidad Rey Juan Carlos y las presentaciones de la novela.

Es una historia sobre aquellas mujeres que Rosalía de Castro llamó ‘viudas de vivos’, porque eran mujeres casadas que vivían sin sus maridos. “Aquellas mujeres estaban supeditadas a la ley de obediencia marital y no podían hacer nada sin el permiso del marido, pero claro si el marido no estaba… en ocasiones en las que ellas podían haber tomado algunas decisiones no pudieron tomarlas”, añade.

Inma Chacón elige esta vez Galicia como escenario de su novela porque está inspirada en una historia real que sucedió allí y porque es en esta tierra donde se produce ese fenómeno de las ‘viudas de vivos’. La autora reconoce que en ‘Tierra sin hombres’ hay “influencias clarísimas” de Gonzalo Torrente Ballester. “A mí me gustó mucho la novela ‘Los gozos y las sombras’ cuando la leí, y una de las cosas que me impresionó es cómo consigue trasladar al papel las características ambientales, el clima, la lluvia, la niebla…y cómo también esto influye en los personajes”.

INMA CHACÓN Y SU HOMENAJE A LA EMIGRACIÓN

La novela es un homenaje a las mujeres gallegas y a los hombres gallegos que se tuvieron que ir, “pero sobre todo es un homenaje a todas las personas y las familias que han sufrido la emigración y a todos los lugares que han visto cómo se iban sus ciudadanos. Extremadura también es uno de esos lugares”, según la escritora de Zafra (Badajoz).

En su obra está también presente la crítica social, ella se reconoce a sí misma como una escritora comprometida socialmente. Y el tema de la emigración de los jóvenes españoles a causa de la crisis actual le llega a lo más hondo a Inma Chacón.  “Que la generación más preparada de la historia de España se esté yendo a buscarse la vida a otros países es un drama no sólo personal sino también social. España se está empobreciendo, nos estamos empobreciendo en todos los sentidos, intelectualmente, socialmente y económicamente”, lamenta.

Otra de las constantes en la obra de esta escritora es su reivindicación de los derechos de la mujer, “la reivindicación por la igualdad respecto a los diferentes estamentos sociales y económicos”. En muchas de sus obras las mujeres son protagonistas y también cuenta con un gran número de lectoras seguidoras de su obra. No obstante, considera que “la literatura es universal, no es para mujeres ni para hombres. No me gusta pensar que existe una literatura para mujeres”.

Sí advierte de una realidad: “leen mucho más las mujeres que los hombres y existe un porcentaje altísimo de hombres  que no leen a mujeres, y además lo dicen”. ¿Es entonces la obra de Inma Chacón una ‘tierra sin hombres’? La autora se muestra contundente, “esa lección se la dejo a ellos mismos, que la aprendan ellos. No es a mí a quien le preocupa ese detalle, debería ser a ellos a los que debería preocuparle. No porque se pierdan mi obra, sino porque se pierden grandísimas obras de mujeres escritoras y una parte muy importante de la literatura”.

Aunque para Inma Chacón todas las novelas que ha escrito tienen la misma importancia, reconoce que a medida que va escribiendo va aprendiendo el oficio. “Espero y deseo que la última sea la mejor, por ser la última. Si yo ahora con mi experiencia leyese la primera novela que escribí diría: ¡Madre mía! esto tendría que haberlo escrito así y así…la corregiría muchísimo”, explica entre risas.

EL REGALO PÓSTUMO DE DULCE CHACÓN

Dulce Chacón sigue estando presente en su vida. “Pienso en ella todos los días de mi vida, y son 13 años ya. Ella forma parte de mí. Dicen que el tiempo cura, pero a veces juega en contra porque te aleja cada vez más de la persona que has perdido, y eso para mí es muy doloroso. Mi hermana es un referente siempre, personal, emocional…pero a la hora de escribir no la tengo en cuenta”.

Ambas escriben de una manera diferente, así lo confirman quienes más las conocen. “Mi sobrina Dolores, que es la hija mayor de Dulce, decía que mi hermana vivía en las nubes y para escribir se bajaba a la tierra y que yo vivo en la tierra y para escribir me subo a las nubes. No me planteo cómo escribiría Dulce, ni me planteo si ella está presente en mi literatura o no. Cuando escribo no pienso en ella”.

Inma Chacón se muestra agradecida por el regalo que le hizo su hermana. “Dulce me entregó una herramienta para poder superar el dolor, a mí la literatura me sirve para eso. Yo creo que ella, que era muy lista, sabía que la literatura a mí me iba a salvar, que escribir podía ser una tabla de salvación, y así fue”.

“Ella es la culpable de que yo me dedique a escribir, porque fue quien me lo pidió”. Si no hubiera sido así, reconoce que no se habría dedicado a escribir. “Comencé hace muchísimos años una novela, cuando Dulce ya publicaba, que dejé aparcada en un cajón. A lo mejor la habría terminado porque era una deuda que tenía con un amigo, en algún momento la terminaré, pero mi vida hubiera sido otra totalmente distinta, no tenía esa voluntad de ser escritora, si la hubiera tenido habría terminado mi novela, y se quedó en un cajón”.

¿En ese cajón hay otras muchas criaturas esperando a salir? Inma Chacón ríe. “La novela que se quedó en el cajón la tengo ahora mismo delante de mis ojos, la acabo de sacar del cajón. Cada vez que termino una novela vuelvo a sacar esa. Eso quiere decir que algún día saldrá”, señala. “En el cajón mental también tengo otros proyectos que voy a ver si me da tiempo escribirlos, tengo tantos proyectos que no sé… no me da la vida para tanto”, concluye.

Foto: Joseba Osés

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

2 Comentarios

  1. ANA MARÍA GONZÁLEZ DELGADO

    Entran ganas de comprar sus libros después de leer esta magnífica entrevista. ¡Enhorabuena!