Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

El actor extremeño Elías González regresa al Festival Internacional de Teatro de Badajoz 16 años después de su estreno en esta cita teatral con ‘Los cañones’ (2003), una obra sobre adolescentes del director Eugenio Amaya. En esta ocasión sorprenderá al público dando vida a un joven esquizofrénico en ‘El silencio de Elvis’, la obra que abrirá el 18 de octubre la 42 edición del festival pacense en el teatro López de Ayala y en la que trabaja con Pepe Viyuela, Sandra Ferrús, Susana Hernández y Martxelo Rubio.

 «He tenido la suerte de tener siempre muy buenos personajes”, asegura Elías González, quien reconoce que desde aquellos primeros papeles como  Ibn Marwán,  el fundador de la ciudad de Badajoz en la fiesta de Al-Mossassa, le han pasado cosas muy bonitas, entre ellas su paso por el Festival de Teatro Clásico Mérida en 2014 con ‘Coriolano’, de Arán Dramática. Con dos de las primeras obras que protagonizó, ‘Palabras encadenadas’ (2002) y ‘Ñaque o de piojos y actores’ (2004), cosechó numerosos premios.

A sus 38 años cuenta con una amplia trayectoria artística. Ha trabajado en más de una veintena de obras con diversas compañías extremeñas, Saltarrana Teatro, la Estampa Teatro o Arán Dramática y ha hecho algunos papeles en televisión, además de cortometrajes. En 2012 dejó Badajoz para establecerse en Madrid, donde sigue trabajando.

Regresa a la capital pacense el 18 de octubre con ‘El silencio de Elvis’ de El Vodevil, “una compañía maravillosa integrada por Pepe Viyuela, Elena González y Susana Hernández, que además de ser unos pedazos de artistas son muy buena gente, somos como una familia”, añade.

En Madrid se le van abriendo puertas a Elías González, que acaba de entrar en la obra ‘La Valentía’, del dramaturgo navarro Alfredo Sanzol (Premio Nacional de Literatura Dramática 2017) “un autor y director al que admiro mucho. Empiezo en noviembre con ellos y vamos a ir a París y a Bilbao. Estoy muy contento”, señala el actor que de niño quería ser futbolista, como su padre. Esta obra fue estrenada el pasado año por la compañía La Zona y Elías va a sustituir al actor Francesco Carril.

Elías González en El Silencio de Elvis
Elías González en ‘El silencio de Elvis’.

¿Qué cuenta ‘El silencio de Elvis’?

La gente se va a encontrar con una historia de una familia de clase media-baja española que tiene que lidiar además de con los problemas cotidianos de cada día con la esquizofrenia que sufre uno de sus hijos. Tienen que subsistir y tirar para adelante con mucho amor, mucho esfuerzo, y con lo complejo que es que uno de sus miembros tenga esa enfermedad.

¿Cómo recibe el tema de la enfermedad mental el público?

En Madrid hemos estado casi un mes en el teatro Infanta Isabel y cada noche venía gente a decirnos que se veían reflejados con lo que estaban viendo en el escenario. Tenemos la suerte de tener un texto increíble escrito por Sandra Ferrús, que es también directora y actriz en la obra. Es un texto que huye de lugares comunes, de aspectos fáciles, y se va a lo crudo de la enfermedad, pero también a los aspectos cotidianos y cercanos. Sandra en este texto da pie a la esperanza porque, aunque es una enfermedad dura, con ayuda y los medios necesarios se puede llevar y los enfermos pueden tirar para adelante. Cuando leímos el texto por primera vez nos quedamos impactados por lo que cuenta y cómo lo cuenta. La gente se engancha desde el primer hasta el último momento.

Tu papel es el del protagonista, Vicentín, el joven con esquizofrenia.

Tengo cierto peso en la obra, pero me gusta pensar que es una obra coral porque incluso hasta un personaje que no habla, que es el personaje de Elvis Presley, tiene un peso enorme en el montaje. Es la conciencia y las voces que escucha el personaje.

¿Se parece en algo este personaje a otros que has hecho o es muy distinto?

Al ser interpretado por mí creo que algo de mí llevará, pero es muy diferente a otros muchos que he interpretado. Está marcado por la enfermedad, que a su vez está caracterizada por visiones, estímulos acústicos y por ciertos parámetros que lo hacen complejo.

¿Te ha costado entrar en situación y hacer de una persona esquizofrénica?

No, no me ha costado, ha sido de los personajes que mejor he comprendido, quizás porque a priori todos solemos juzgar la enfermedad y verla compleja, como una especie de locura, pero cuando empiezas a tratarlo ves que quien la sufre es una persona normal con una enfermedad, como cuando una persona tiene cáncer, sólo que el cáncer se localiza y se ve y la esquizofrenia no se ve. He entendido muy bien al personaje, lo que le pasa, sus agobios, sus ansias de libertad y de tener una vida normal, empaticé muy rápido con él.

Imagino que han visto la obra enfermos de esquizofrenia y especialistas en la enfermedad, ¿Qué han dicho?

Sí, sí, han pasado todo tipo de público, desde esquizofrénicos, hasta familiares de personas con esquizofrenia hasta expertos en la enfermedad, y todos salen fascinados por la verosimilitud, la verdad, el humor, la tragedia y todo lo que destila la obra. A mí lo que más me gustó ha sido ver a enfermos de esquizofrenia viendo la obra, y luego charlar con ellos. Ha sido emocionante. Unos se ven reflejados en unas cosas y otros en otras. La reacción no es de rechazo, se sienten identificados.

Elías González en El silencio de Elvis
El actor extremeño Elías González estará en el 42 Festival de Teatro de Badajoz con ‘El silencio de Elvis’.

¿Qué queda de aquel Elías González de ‘Los Cañones’? ¿En qué momentos te encuentras ahora?

Aquel Elías era más osado, mucho más valiente, a veces intento ser aquel Elías y no perder esa osadía, ahora me da miedo hacer algunas cosas, supongo que he ganado en otras. Pero intento no perder aquella osadía del principio, recordar mis inicios de cuando era amateur y cargaba furgonetas, iba y venía, y no perder aquella ilusión. Siempre he sido muy de estar aquí y ahora, vivir el momento y no pensar mucho las cosas, me gusta cambiar de sitios y de cosas, no estancarme y creo que eso para el teatro es bueno. He procurado seguir formándome, ser un poco inquieto y estoy ahora estudiando dramaturgia, porque me gusta mucho escribir.

¿Alguna meta, reto u objetivo?

No tengo metas. Me gusta mucho hacer teatro, estar vinculado a él, escribiendo, actuando, no sé si dirigiendo, no sé qué tal se me daría. Según me va viniendo la vida la voy viviendo. No hay retos ni metas.

¿Y volverías a Extremadura con alguna compañía extremeña?

Yo encantado. Hay algún proyectillo para el verano o después del verano del año que viene con alguna compañía pero todavía no está cerrado. Extremadura me encanta y cada vez que puedo voy para allá, los profesionales que hay en Extremadura no los hay en toda España y lo digo con la boca enorme.

 

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.