Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

El teatro en estado puro llega al 43 Festival Internacional de Teatro de Badajoz con ‘El veneno del teatro’, una producción extremeña de El Desván y Francisco Blanco, dirigida por Domingo Cruz. Este texto de Rodolf Sirera es un clásico del teatro contemporáneo y una obra de referencia para cualquier actor. Un thriller teatral que juega con la realidad y la ficción a través de dos personajes interpretados por Francisco Blanco y Fermín Núñez, dos nombres del teatro extremeño que se batirán en un duelo interpretativo el 19 de octubre en el López de Ayala a las 21:00 horas.

‘El veneno del teatro’ es un trabajo de cámara, de arte y ensayo con el que destacados actores y directores han disfrutado en las últimas décadas. “Hacer ‘El veneno del teatro’ es como una espinita que te sacas, porque es una gozada de texto, algo precioso para los actores. Francisco Blanco y yo, que muchas veces hemos hablado sobre textos, personajes y sobre tipos de teatro, nos lanzamos a la producción y buscamos para este proyecto a Fermín Núñez. Estamos muy contentos con el resultado”, explica Domingo Cruz, actor, director y productor teatral.

‘El veneno del teatro’, escrito en 1978 por el reconocido dramaturgo Rodolf Sirera (Valencia, 1948), hace referencia a uno de los primeros tratados de la historia de la técnica teatral y la interpretación que es ‘La paradoja del comediante’ de Denis Diderot, publicada en 1830. “Es un texto de referencia para actores y estudiantes de interpretación”, explica.

El texto plantea si una buena interpretación actoral se basa en una  simulación sobre la realidad contada o en una vivencia, si el actor tiene que creerse lo que hace o tiene simplemente que simular. “El grado de implicación personal y el grado de técnica es un conflicto que va a tener el actor toda su vida. Sobre si tiene que simular o creer hay muchas teorías al respecto”, añade Domingo Cruz.

‘EL VENENO DEL TEATRO’: UN EXPERIMENTO SOBRE REALIDAD Y REPRESENTACIÓN

‘El veneno del teatro’ narra el encuentro entre un hombre poderoso, un marqués famoso por sus aficiones extravagantes, y Gabriel de Baumont, un actor de fama que recibe el encargo del aristócrata para interpretar una obra teatral sobre la muerte de Sócrates, escrita por el propio marqués. Pronto comprobará que todo es una trampa de éste para someterlo a un cruel experimento sobre realidad y representación. ‘El veneno del teatro’ abandona el plano de la pura especulación teórica para entrar a través de los dos actores en la práctica del juego dramático.

Francisco Blanco en un momento de la representación de ‘El veneno del teatro’.

“Tiene un elemento fuerte de thriller y de suspense importante. El público puede disfrutar de la trama y también profundizar en una reflexión más profunda sobre los límites del arte. Es como una cebolla con distintas capas y puede disfrutar de todas”, según Domingo Cruz.

La escenografía huye de grandes artificios. Es un espectáculo de pequeño formato, muy íntimo. El montaje incluye la presencia de los espectadores en el escenario, colocados en dos hileras de sillas en las esquinas de un damero de ajedrez, como si fuera un ring, con el fin de que puedan disfrutar de la función a escasos dos metros de los actores.

DOMINGO CRUZ: «SE ESTRENÓ ANTES DEL COVID Y HA HABIDO QUE HACER UNA MODIFICACIÓN»

Pero esta intimidad no será posible en unos momentos en los que es obligado el distanciamiento debido a la pandemia de Covid-19. Todo el público verá la obra desde el patio de butacas con las separaciones exigidas y las mascarillas.

“Para las funciones de estos días se dejarán las sillas vacías en el escenario, las vamos a dejar de manera testimonial para que se sepa que el espectáculo es así”, según el director, quien asegura que no serán necesarias más modificaciones.

El montaje de esta obra, que se estrenó hace un año, se ideó cuando no existía la pandemia. “Era un trabajo en el que era importante que se escucharan las respiraciones, porque se trabaja con la respiración, con los silencios y con sutilezas, algo muy agradecido, con lo que el actor disfruta muchísimo y a la dirección le permite trabajar ciertos matices y aspectos psicológicos que no siempre puede”. El público lo disfrutará también desde el patio de butacas.

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.