Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Tita Iacobelli y Natacha Belova cruzan el Atlántico con su obra ‘Chaika’ para estrenarla en España. Después de un largo recorrido por Bélgica, Chile, Francia y Eslovenia esta historia desembarcará en el 43 Festival Internacional de Teatro de Badajoz el 21 de octubre a las 21:00 horas. Luego partirá para continuar su gira española a Santander y Orense. La obra cuenta con varios premios a la mejor dirección, obra e interpretación, entre ellos el del Círculo de Críticos de Arte de Chile.

Esta producción belga-chilena creada por Natacha Belova y Tita Iacobelli lleva al escenario del teatro López de Ayala un espectáculo interpretado por una actriz y una marioneta que narra la historia de una vieja actriz  que se tiene que despedir del teatro con la obra ‘La Gaviota’ de Chéjov. Su último papel será el de Arkadina.

“Pero en esta obra no hay más actores, la escenografía es extraña, está en un lugar oscuro, la vieja actriz no entiende muy bien dónde está, pero hay público. Y una actriz como Chaika tiene que continuar actuando a pesar de todo”, explica Tita Iacobelli.

La vieja actriz saca todo su potencial y logra llegar hasta el final, “la manera en que lo logra la tiene que ver el espectador”, señala Iacobelli, que acompaña a la marioneta sobre el escenario y actúa como la asistente de ella. “Pero también se puede ver como una voz interna, como el recuerdo de ella de joven. Tiene varias lecturas mi personaje”.

‘Chaika’ aborda el tema de la violencia en la vejez, la pérdida progresiva de las facultades mentales y la riqueza en la subjetividad humana.

Tita Iacobelli (izquierda) y Natacha Belova con la marioneta protagonista de la obra ‘Chaika’.

 Tita Iacobelli: “La marioneta es como el bastón de un ciego”.

Para esta actriz chilena que se inició a partir de 2005 en el teatro de marionetas con la compañía Viajeinmóvil junto a Jaime Lorca “la marioneta es como el bastón de un ciego, en la punta hay tanta sensibilidad como en los dedos de la persona que maneja la marioneta. El ciego va mirando y conociendo el mundo a través de ese bastón, nosotros hacemos lo mismo con la marioneta, tratar de proyectar toda nuestra expresividad a través de ella para que el público pueda ver lo que queremos decir”.

En el teatro de marionetas el público tiene que ser muy receptivo y muy participativo. “El lenguaje en el teatro de marionetas tiene vacíos que el público tiene que completar con su propia experiencia y su fantasía e imaginación”, añade.

Según su experiencia, el público suele involucrarse mucho con lo que le está sucediendo al personaje y parte de él está viviendo eso también. “Eso es una riqueza que tiene el teatro de marionetas y que se puede utilizar para lanzar un mensaje potente, y eso sirve tanto para niños como para adultos. La obra llega por el intelecto pero también por los otros sentidos. Se vive muy visceralmente”.

‘Chaika’ y cómo manipular marionetas

En el marco del 43 Festival Internacional de Teatro de Badajoz Tita Iacobelli, además de representar ‘Chaika’, está impartiendo un taller de iniciación a la manipulación de marionetas a un grupo de actores extremeños, en el que trabaja las posibilidades dramáticas y explora la relación entre el manipulador y la marioneta.

Dos de las actrices participantes en el taller de manipulación de marionetas que Tita Iacobelli imparte en el Festival de Teatro de Badajoz. Foto: Teatro López de Ayala.

“Tratamos de neutralizar la actuación del actor, para proyectar en la marioneta todo lo que quiera contar el actor. También la disociación, que suele ser lo más difícil al principio. Hacer dos personajes, cambiar las voces, estar en dos niveles de sentimientos distintos e interactuar con eso, ponerse en conflicto uno con otro… eso a mí me encanta pero por supuesto requiere técnica y ensayo”, añade.

Tita Iacobelli destaca el trabajo de los participantes en el taller y sus inquietudes. “Los actores y las actrices de acá tienen algo muy sutil que permite darle una particularidad a la marioneta, no hacen cosas generales y figurativas, ellos tienen sutilidad y van a encontrar unos gestos y un lenguaje particular, y eso me encanta de lo que he visto en el taller”.

“Están entendiendo muy rápidamente esto de manipular marionetas y existir también como personaje, no como en el teatro clásico de marionetas donde el manipulador se esconde”, añade.

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.