Comparte el artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Dramaturgas extremeñas. ¿Quiénes son ésas? En las artes escénicas se suele esperar que las mujeres sean actrices, tal vez directoras, pero no dramaturgas. Sin embargo, ellas no sólo actúan e interpretan, también dirigen, escriben, producen, crean compañías y dan trabajo, y todo ello en una comunidad de la periferia como Extremadura. Memé Tabares, Concha Rodríguez, Cristina Silveira o Virginia Campón son algunas de estas autoras, que presentarán sus últimos trabajos en el 42 Festival Internacional de Teatro de Badajoz.

Trabajadoras, perfeccionistas, luchadoras…, todas coinciden en inquietudes y motivaciones, aunque cada una tiene su propia voz. Llegaron a la escritura por diferentes caminos, pero por una misma razón: la necesidad de contar las historias desde su perspectiva, a su manera. Ellas crean historias desde un punto de vista diferente a lo que con frecuencia aparece en los textos y son, en ocasiones, la voz de otras mujeres silenciadas.

Memé Tabares llegó a la escritura buscando personajes femeninos interesantes y Concha Rodríguez cuestiona la actualidad con sus textos críticos y reivindicativos. Cristina Silveira abandonó su futuro como abogada para contar historias a través de la danza, mientras que Virginia Campón sueña con hacer un mundo un poquito mejor con sus textos reflexivos y su teatro psicológico.

Las artistas ninguneadas y encerradas en manicomios, el techo de cristal de las mujeres en el mundo laboral,  el cuidado de las mujeres a los otros o la inmigración a través de una mujer son algunos de los temas que tocan en sus últimos trabajos, que podrá ver el público del Festival de Teatro de Badajoz en el teatro López de Ayala. Sin embargo, el teatro que hacen no es un teatro para mujeres.

“Los temas que tratamos en las obras teatrales reflejan la problemática social del momento y los problemas son los mismos para hombres que para mujeres, no hay un teatro hecho o escrito por una mujer o hecho sólo para el 8 de marzo. Hacemos un teatro que debe interesar a todo el mundo. En eso estamos trabajando, abriendo caminos y buscando una igualdad total y real”, explica Concha Rodríguez.

CONCHA RODRÍGUEZ, LA DECANA DE LAS DRAMATURGAS EXTREMEÑAS

Concha Rodríguez es la decana de las dramaturgas extremeñas. Cuando en Extremadura quedaba mucho por hacer en las artes escénicas, aquella joven actriz y escritora de Almendralejo (Badajoz) fundó con 26 años la compañía La Estampa Teatro, S.L. en 1993. Desde 1999 es la autora y actriz principal de todos sus montajes, además de productora y directora.

En este tiempo ha visto llegar a nuevas autoras. “Afortunadamente va creciendo el número de dramaturgas extremeñas, como en otros sectores. Se han ido incorporando otras mujeres, como Cristina Silveira, Laura Moreira o Nuqui Fernández, y ya no estoy sola en esa soledad de autora loca”, señala riéndose.

dramaturgas extremeñas
La dramaturga, actriz y directora de Almendralejo (Badajoz) Concha Rodríguez.

La relación de Concha Rodríguez con las artes escénicas comenzó a través de la escritura. “Cuando estaba en tercero de BUP escribí una obra poniendo a caldo al sistema educativo para representarla en el instituto y cuando el director me tachó tres o cuatro cosas le dije que eso era censura. Empecé a escribir desde una visión muy crítica, luego estudié Filología Clásica y leí un montón y se me abrieron muchas posibilidades”, relata. Ella dio el salto al teatro profesional con apenas 20 años.

“A través de mis comedias se puede hacer una idea de todo lo vivido y todos los cambios que ha experimentado la sociedad en los últimos 22 años”. En sus historias hay crítica social, sus comedias son reivindicativas con un fondo humano y familiar. Historias muy cercanas en las que también está presente la mujer, como es el caso de ‘Homenaje inesperado, la nueva obra que representará La Estampa Teatro el 20 de octubre en el 42 Festival de Teatro de Badajoz.

‘Homenaje inesperado’ es una comedia profunda y divertida sobre las relaciones humanas dentro de la estructura piramidal de las empresas, que manejan las nuevas tecnologías para controlar a los trabajadores, con mujeres en todos los niveles, pero con un gran techo de cristal. Concha Rodríguez trata en esta obra temas tan actuales como la corrupción y la desigualdad que sufren las mujeres en el ámbito laboral.

dramaturgas extremerñas
Un momento de la representación ‘Homenaje inesperado’, de Concha Rodríguez.

MEMÉ TABARES DA VOZ A LAS ARTISTAS SILENCIADAS

“Llegué a escribir teatro por una necesidad, porque no encontraba textos con personajes femeninos interesantes, porque en las historias se contaban siempre las cosas de la misma manera, y de pronto dije: me voy a poner a investigar sobre algo que quiero contar y a ver qué sale de aquí”, explica Memé Tabares, actriz, directora y dramaturga pacense que el 22 de octubre presenta en el Festival de Teatro de Badajoz ‘La vida secreta de Petra Leduc’.

Memé Tabares lleva casi cuatro décadas dedicada al teatro. Toda una vida. Entre sus primeros textos escritos en Extremadura se encuentra ‘Prometeo, del fuego a la luz’, que estrenó en el Festival de Teatro Clásico de Mérida en 2004, tres años antes dirigió ‘Las Parcas’ con Fermín Núñez en este mismo festival. ‘El jardín del mundo’, un trabajo sobre la tortura, es otra de sus creaciones, representada por Las 4 Esquinas.

dramaturgas extremeñas, Memé Tabares
La autora, directora y actriz Memé Tabares.

«La vida secreta de Petra Leduc’ surge de un encargo a Memé Tabares del Museo de Bellas Artes de la Diputación de Badajoz centrado en las mujeres artistas. “Cuando me puse a investigar me quedé helada al ver las barbaridades que habían sufrido las mujeres artistas a lo largo de la historia, durante miles de años y hasta hace nada”.

La obra, inspirada en la escultora francesa Camille Claudel (1864-1943), da voz a todas esas artistas maltratadas e injustamente olvidadas.

Esta coproducción de Amarillos Producciones, Efecto Kepler y Diputación de Badajoz está protagonizada por Maite Vallecillo, Nuqui Fernández y Jorge Barrantes.

dramaturgas extremerñas, memé tabares
Un momento de la obra ‘La vida secreta de Petra Leduc’, de Memé Tabares.

CRISTINA SILVEIRA Y EL DOBLE RETO DE LA DRAMATURGIA ESCÉNICA

Si es complicado abrirse camino escribiendo textos teatrales Cristina Silveira se enfrenta a un doble reto: la dramaturgia escénica, “una tarea difícil y no siempre entendida ni reconocida, porque suele ponerse en valor lo escrito, el texto, pero no tanto la forma de contarlo, sobre todo cuando se cuenta a través de los gestos, los movimientos y la danza”, explica.

Esta bailarina cacereña tomó la decisión de abandonar la abogacía tras concluir sus estudios de Derecho para dedicarse a la danza. Hace tres décadas creó en Extremadura su propia compañía, Karlik Danza Teatro, con la que dirige buena parte de las obras que representa y se ocupa de la dramaturgia escénica.

En el 42 Festival de Teatro de Badajoz presentará el 28 de octubre un gran texto de otra mujer, Itziar Pascual, ‘La vida de los salmones’, con el que obtuvo el Premio SGAE de Teatro Infantil 2015 y acaba de ganar el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud. Es la primera vez que esta distinción se concede a un dramaturgo. Desde que se creó en 2009 siempre ha recaído en compañías especializadas en el género.

dramaturgas extremeñas, Cristina Silveira
La directora, coreógrafa y dramaturga escénica Cristina Silveira en una sesión de trabajo.

Cristina Silveira reconoce que llevar a la escena esta obra ha sido para ella uno de los retos más complicados de su carrera. “El texto estaba ya escrito y es muy bueno, la dificultad era cómo poder meter el cuerpo, el gesto y el movimiento en pos de este texto. Cuando algo es bueno es mejor no tocarlo, es mejor bailar alrededor de él, jugar con él”, añade.

Esta historia tiene mucho que ver con el feminismo de la diferencia, según Cristina Silveira, quien explica que ‘La vida de los salmones’ pone en valor “algo muy nuestro, que tiene que ver con el interés de las mujeres por el cuidado del otro, el cuidado de los mayores, no sólo de los niños, el cuidado de la gente que se ama”.

Itziar Pascual escribió ‘La vida de los salmones’ como homenaje a muchas mujeres, cercanas y distantes, célebres y anónimas. Mujeres que cada noche dedican las pocas energías que les quedan cuando llega la noche a leer cuentos, inventar historias, cantar nanas y alejar temores de niñas y niños.

Los personajes principales son también mujeres, una niña y una mujer adulta,  interpretadas por Chloé Bird (cantante y actriz),  Elena Rocha y Cristina Pérez Bermejo (bailarinas y actrices).

“Como mujer me siento más llamada por ciertas mujeres, por todo lo que ellas han hecho y han construido, las lees más”. Y así fue como Cristina Silveira se fue adentrando con Karlik Danza Teatro en la vida de grandes mujeres, Frida Kahlo,  Wangari Maathai,  ‘Madre coraje’  o María Zambrano.

VIRGINIA CAMPÓN REGRESA CON EL ESTRENO DE ‘FANTASMAS DE AGUA’

Virginia Campón, ganadora en tres ocasiones del Premio de Textos Teatrales FATEX (Federación de Asociaciones de Teatro de Extremadura), se encuentra en estos momentos entre Madrid, Uruguay y Cáceres, su ciudad de origen, a la que vuelve para quedarse después de más de diez años viviendo en Madrid.

Esta dramaturga y actriz regresa a Extremadura y a la escena extremeña con un estreno, ‘Fantasmas de agua’, un monólogo que protagoniza la actriz Esther Gala, de Gala Teatro, y que estará en el 42 Festival de Teatro de Badajoz el 28 de octubre en el sótano del teatro López de Ayala, tras el estreno internacional en Uruguay de otra de sus obras, ‘La habitación’.

Campón, licenciada en Humanidades y con estudios de Interpretación y Teatro, no entiende la vida sin el teatro. “Escribir e interpretar forman parte de mi vida, no sé hacer otra cosa, lo vivo así.  Ojalá pudiera cambiar el mundo con mis textos”, señala.

dramaturgas extremerñas, Virginia Campón
La autora teatral y actriz cacereña Virigina Campón.

En sus obras siempre hay intriga y en su teatro psicológico habla de personajes encerrados, encerrados en el mundo, en el espacio, en sus propios sentimientos… “Me gusta que el público se siente y no sepa lo que va a pasar hasta el final, mantener el suspense en toda la obra, y que le lleve por derroteros que no espera”.

En ‘Fantasma de agua’ cuenta la historia de Aisha, una mujer que sufre y lucha contra su destino cruzando el Mediterráneo. “Hablo de cómo la gente se muere y cómo miramos para otro lado, porque como los problemas no están en nuestra propia casa parece que no nos interesan tanto”.

Virginia Campón interpela al público en ‘Fantasma de agua’. Les pregunta qué harían en la situación de Aisha. “La obra intenta hacer ver cómo cada uno en tiempo de guerra cogeríamos lo que más queremos y haríamos lo que fuera para mantenernos vivos”.

Con esta obra Virginia comienza una nueva etapa. Aún tiene excedencia laboral en Madrid, donde trabaja como docente, pero se quedará en Cáceres. “Extremadura posibilita unas condiciones estupendas para poder escribir con tranquilidad y saldré fuera, a Madrid o a donde sea, cuando lo necesite por razones de trabajo, pero me quedo en Extremadura”.

dramaturgas extremeñas, Virginia Campón
La actriz Esther Gala en la obra ‘Fantasmas de agua’, de Virginia Campón.

EXTREMEÑAS EN LAS ARTES ESCÉNICAS, ¿UN CAMINO DE ROSAS Y APLAUSOS?

Si el camino de estas mujeres en su desarrollo personal y profesional ha sido o es difícil es algo con lo que ya contaban. “Haya apoyos o no, te pongan trabas o te lo pongan fácil, mi único objetivo es el trabajo y las ganas de investigar y de descubrir, en esta profesión no nos podemos parar, hay que seguir”, añade Cristina.

El apoyo de unas a otras ha sido también un aliciente para seguir peleando y trabajando. “Para mí Memé Tabares ha sido una referencia, alguien en quien mirarme y saber que había que apostar por ello. Hemos codirigido juntas en obras como ‘Las Parcas’ o ‘Prometeo, del fuego a la luz’, que era un esfuerzo tremendo ponerlo en valor ante tanta dirección masculina que había en Extremadura”.

La fundadora de Karlik Danza Teatro reconoce las dificultades. “No se podía entender que la labor de dirección la hiciera una chica que venía de la danza, que lo que hacía era bailar. Ese sí ha sido un camino duro. He estado al lado de muchos directores mayores, diez años mayores que yo, y eso implica siempre estar en un segundo lugar, hasta que pones el puño encima de la mesa y dices no. He dirigido espectáculos en los que en la dirección pone el nombre de un hombre pero lo he dirigido entero yo”.

dramaturgas extremeñas, Cristina Silveira
Un momento de la obra ‘La vida de los salmones’, de Itziar Pascual, dirigida por Cristina Silveira.

Concha Rodríguez afirma que nadie le ha puesto trabas en Extremadura para hacer lo que le ha dado la gana y escribir lo que ha querido, “pero las mujeres lo tenemos más complicado. Siempre estamos empezando, llevemos los años que llevemos. En ‘Homenaje inesperado’ digo en una frase que el trabajo de las mujeres está maldito, porque nos acostamos por la noche con todo hecho y nos levantamos por la mañana con todo por hacer. La típica frase que hemos escuchado a nuestras madres, y es verdad”.

Otro problema es el de la visibilidad. “Yo soy la única mujer que ganó el Premio FATEX nacional y pasé desapercibida, me cuesta mucho darme a conocer, se sigue viendo como una profesión de hombres”, lamenta Virginia Campón. En su opinión, hay un auge de mujeres en las diferentes disciplinas de las artes escénicas, “el problema es que no se nos ve. Estamos a la sombra del teatro y las mujeres tenemos mucho que contar. Es muy importante que los jóvenes tengan referencias femeninas en la literatura y en el teatro. Yo no las tuve”.

Junto a estas mujeres pasarán por el 42 Festival de Teatro de Badajoz otras directoras y dramaturgas como Sandrá Ferrús con ‘El silencio de Elvis’, Itziar Pascual con ‘La vida de los salmones’ o Mercedes  Reyes e Isa Ramírez con su obra ‘La Buscona’.

 

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.