Comparte el artículo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

El Ballet Nacional de España (BNE) desembarca con todo su poderío técnico y artístico en el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz. Con su director Antonio Najarro al frente, subirá mañana, 6 de julio, el telón de una nueva edición de este festival, al que el Ballet Nacional regresa ocho años después con ‘Zaguán y Alento’, un espectáculo que permitirá al público comprobar la riqueza del flamenco y la danza clásica española actual a través de dos ballets diferentes entre sí que aúnan diversos lenguajes y propuestas.

Cerca de 40 bailarines, acompañados por músicos y cantaores, participan en ‘Zaguán y Alento’, un espectáculo estrenado en el 2015 que ha dado “muchas satisfacciones” al Ballet Nacional de España, según Antonio Najarro. En estas propuestas está presente el riesgo, ya que Najarro considera que “quien no arriesga no evoluciona”, y eso es lo que muestra esta obra: la evolución de la danza española a través de la fusión de lenguajes, de músicas, de vestuario y conceptos.  

Recién llegado del Festival de Música y Danza de Granada, el Ballet Nacional de España abrirá el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz con ‘Zaguán’, una suite flamenca actual creada por varios coreógrafos invitados como Mercedes Ruiz, La Lupi, Marco Flores y Blanca del Rey.  Cada uno de ellos ha abordado diferentes palos, seguiriya, tangos, guajira, soleá y un fin de fiesta por bulerías.

“Como su nombre indica, zaguán es un lugar o una estancia del hogar donde confluyen todas las habitaciones, es un simbolismo en un ballet donde confluyen los lenguajes y las personalidades muy diferentes de sus creadores”, según Najarro.

Zaguán y Alento

En ‘Zaguán’ los bailarines aparecen con un vestuario de época diseñado por Yaiza Pinillos, “cada figurín es único y personal para cada bailarín. Se ha hecho una recuperación e investigación histórica”. Este ballet recoge además la coreografía ‘Soleá del Mantón’ que Blanca del Rey, una de las grandes damas del flamenco, ha cedido al Ballet Nacional de España y que lo interpretará Esther Jurado. “Para mí es un privilegio que forme parte del repertorio del Ballet Nacional”.

VANGUARDIA Y FUSIÓN EN EL BALLET NACIONAL DE ESPAÑA

En la segunda parte del espectáculo se representará ‘Alento’, que significa “alentar” en portugués y pretende transmitir un mensaje alentador de energía, positivismo y evolución. Este ballet es una propuesta personal de Najarro que muestra una retrospectiva de todos los espectáculos que dirigió con su compañía privada durante diez años antes de hacerse cargo de la dirección del BNE.

“Es un espectáculo personal que habla de mi alma, de mi forma de ver la danza, en este caso la danza clásico española estilizada, y es una visión absolutamente vanguardistas sin miedo a la fusión, a asumir otros estilos, tanto de música como de danza, se incluye el jazz, el blues, el soul… y la guitarra fantástica del compositor Fernando Egozcue”, explica.

En esta coreografía hay un gran movimiento de grupo y una gran dificultad técnica y artística. Hay dúos muy íntimos y solos de una dificulta técnica extremada. “Es un baile con el que quise mostrar que los bailarines del Ballet Nacional de España actualmente pueden asumir lenguajes muy diferentes por el gran nivel tanto artístico como técnico que tienen”.

En ‘Alento’ el vestuario es de Teresa Helbit, una diseñadora catalana que nada tiene que ver la danza y que ha vestido a los bailarines con diseños de noche, de moda, terciopelos, cueros, metal, plumas…un concepto muy vanguardista e inusual, que ha llevado el Ballet Nacional de España a numerosos países de Europa y a Asia.

ANTONIO NAJARRO RECLAMA UN LUGAR PARA LA DANZA EN TELEVISIÓN

Después de cinco años como director del BNE, cargo que renovó el pasado año por otros tres más, Antonio Najarro se muestra satisfecho con la apertura que ha experimentado el BNE y su acercamiento a nuevos públicos, entre ellos a los escolares. Sin embargo, define como “precaria” la salud de la danza en España, por la falta de apoyos institucionales en el plano de la comunicación, “la danza necesita un apoyo mediático, sobre todo televisivo”, señala.

Antonio Najarro
Antonio Najarro en el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz.

Najarro no concibe que, a diferencia de otros países, en España, donde el flamenco y la danza española es una especialidad única en el mundo, no haya un programa de televisión especializado. “Deberíamos tener al menos un programa de televisión en el que se muestren imágenes, porque la danza hay que verla, a los creadores, las nuevas compañías, los diferentes estilos, los mensajes de cada coreógrafo y la personalidad de cada bailarín, y que el  público decida”.

 

Guadalupe Leitón
Periodista

Autor

Magazine Cultural de entrevistas, reportajes y noticias que recoge las creaciones culturales y artísticas que tienen como origen o destino Extremadura.

Los comentarios están cerrados.