La cantaora extremeña Esther Merino saborea las mieles del éxito tras conseguir ganar la Lámpara Minera en el 61 Festival Internacional del Cante de las Minas de la Unión. Tras varios intentos desde 2009, la cantaora de Gévora (Badajoz) se hizo con el galardón más codiciado y valioso para los flamencos. Este premio, según asegura, le cambiará la vida. “Me abrirá puertas y me llevará a escenarios y a festivales donde nunca habría estado”.